Fachada del Colegio de Arquitectos de Segovia./ KAMARERO

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León acordó este jueves la declaración del Palacio del Marquesado de Lozoya, en la capital segoviana, Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento. Con esta declaración se resuelve el expediente incoado en 1983.

El Palacio del Marquesado de Lozoya constituye un relevante ejemplo de la arquitectura palaciega del siglo XVII de la ciudad de Segovia y, en la actualidad, tras sucesivas obras de rehabilitación llevadas a cabo entre 1982 y 1983 para su adaptación como sede de la demarcación en Segovia del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León, se encuentra en perfecto estado de conservación y conforma un singular espacio destinado a todo tipo de exposiciones o eventos relacionados con el ámbito cultural. Está situado en la antigua calle Almuzara, hoy Marqués del Arco.

Aunque su configuración actual es fruto de las importantes reformas realizadas en el siglo XVII, sus orígenes se remontan a la fundación en 1574 por Santa Teresa de Jesús del primer Convento de Carmelitas Descalzas. Más adelante, la casa pasó a manos del Marquesado de Lozoya, de donde toma su nombre, y al mayorazgo de los Cáceres, por lo que también es conocida como Casa de los Cáceres o Casa del Mayorazgo de los Cáceres.

Su construcción sigue la tipología característica de palacio del siglo XVII de la ciudad de Segovia, interesante ejemplo del románico civil en la ciudad, conserva restos del antiguo edificio tanto en los muros del patio, como en el artesonado de una sala de la planta baja.

Morfológicamente el edificio responde al esquema tradicional de casa-palacio desarrollado en torno a un patio abierto de dos pisos; el piso de abajo adintelado en madera y el superior, acristalado en el siglo XIX. Rompiendo con la tradicional disposición en codo, el zaguán da paso directamente al patio de planta cuadrada. De uno de los lados del patio arranca la escalera de acceso al piso principal. Este piso está distribuido en grandes salones con rica tarima del siglo XIX. Orientado al suroeste hay otro patio al que se abren ventanas que conservan enrejado original. En la parte posterior del edificio, se dispone una galería de madera, elemento característico de las casas segovianas conocido como ‘la solana’, utilizado como secadero de lanas.

La fachada principal a la calle del Marqués del Arco destaca por su esgrafiado. Combina la mampostería con hiladas de ladrillo, zócalo con revoque imitando sillares y revoco de esgrafiado. Presenta dos alturas con dos huecos por planta disponiendo los superiores a ejes con los inferiores. La fachada a la calle doctor Castelo presenta un cuerpo de dos plantas con huecos de arco rebajado en planta baja.