El padre de Olivia ratifica su declaración

Pide que este caso sirva para “legislar” para proteger a menores

El padre de Olivia ratificó la declaración que prestó ante la Policía al día siguiente de los hechos y pidió ante los medios de comunicación que este caso sirva para concienciar y “legislar” para proteger a los menores. “Dejamos una niña feliz a las cinco y media para empezar una vida y nos devolvieron una caja blanca en el anatómico forense de Oviedo”, resumió Eugenio García a su salida del juzgado en Segovia, donde declaró vía telemática ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Gijón.

Se refirió así a los hechos que ocurrieron poco antes de la medianoche del domingo 30 de octubre en un piso situado en el número 71 de la calle Gaspar García Laviana, en el barrio gijonés de El Llano, donde la mujer, de 48 años, y su hija vivían desde hacía unos pocos meses. La Policía encontró a la niña ya muerta, al parecer por la ingesta de fármacos, tendida en la cama junto a su madre y esta indicó que había tomado pastillas, por lo que fue evacuada, ya detenida, al hospital, antes de ser trasladada al día siguiente a las dependencias policiales.

García fue alertado en su casa de Segovia por la policía y se trasladó hasta Gijón, donde relató a los periodistas que hacía unos días había obtenido la custodia después de cinco años de proceso y que la niña se había quedado a cargo de la madre el sábado y tenía pensado recogerla él el martes para llevársela a Segovia.

A preguntas de los medios de comunicación este lunes, Eugenio García negó tener ninguna información sobre la madre de la pequeña, ahora en prisión provisional: “Yo lo que voy mucho es al cementerio a ver a mi hija, a hablar con ella y de vez en cuando la escribo alguna carta, es lo que hago”, respondió.

Sobre sus expectativas en este proceso, contestó “lo que quiero no me lo van a dar, que es a mi hija”, aunque añadió que espera “reconstruir su vida, de cero” y conseguir que Olivia no haya muerto “en balde”. En este sentido, le gustaría que este caso sirviese para “remover conciencias”, tener “amplitud de miras”, “legislar” y “proteger a los niños de una vez por todas” ya que, en su opinión, están “desamparados”.

Insistió en que “las alimañas no entienden de sexos”: “El que es malo, es malo, y el que hace esto, hace esto, es lo que hay. Y una vez estará aquí un padre, como yo, que he perdido una hija, y en otras por desgracia, estará una madre, esa es la realidad”, defendió.

García acudió a la cita acompañado por su abogado, Daniel Labrador, quien en declaraciones a los medios señaló que el próximo lunes el juez tomará declaración a los profesionales del hospital Jove de Gijón, donde fue trasladada la madre después de los hechos.

“Son unas declaraciones importantes porque son las únicas declaraciones en las que, a fecha de ahora, la madre ha manifestado algo relativo a los hechos”, comentó el letrado, que no ha querido detallar nada sobre el contenido de las mismas.

Acerca del resto del proceso, Labrador auguró que será “largo” y negó que a esta parte le falte algún detalle por averiguar: “Lagunas, en este aspecto, creo que no las tiene nadie en España. Creo que está meridianamente claro qué es lo que sucedió”, concluyó.