Publicidad
M.G. / SEGOVIA

La Catedral de Segovia recuperará el sonido y la imponente presencia del órgano del Evangelio, que junto con el de la Epístola conforman el corazón sonoro de la seo segoviana. Tras dos años de trabajo, el órgano construido a mediados del siglo XVIII por José de Echevarría volverá no sólo a lucir su espléndido diseño barroco, sino también a ser operativo musicalmente merced al trabajo realizado por el taller del músico y maestro organista Joaquín Lois.

Los trabajos de restauración comenzaron en marzo de 2018, y el taller de Joaquín Lois ha hecho posible el seguimiento de toda la obra al público a través de un blog específico creado a tal fin en el que se han explicado con detalle las distintas intervenciones realizadas.

Así, explican que la actuación sobre el instrumento y el mueble que lo alberga – cuyos resultados serán dados a conocer por el Cabildo Catedral en los próximos días- tiene un carácter integral y coordinado, con el objetivo de atender a la permanencia en el tiempo del conjunto, propiciada tanto por la calidad técnica de los trabajos como por el planteamiento previo.

Además, el planteamiento global afronta la restauración “con criterios técnicos e históricos que no se vean expuestos a revisión en mucho tiempo”, asegura en la presentación del proyecto contenida en el blog; objetivo que el taller ha llevado a cabo “atendiendo criterios que dejen a un lado nuestros gustos particulares e utilitarios para centrarnos en el legado que queremos entregar a las futuras generaciones de esta extraordinaria obra, exponente de nuestro patrimonio artístico e histórico”.

Contratado y concebido por Pedro Echevarría, pero construido por Joseph de Echevarría ya que su padre muere al inicio de los trabajos, el órgano del Evangelio es uno de los grandes instrumentos de esta índole construidos en el último tercio del siglo XVIII y que representan el cénit en la evolución del órgano barroco en España.