El ocio nocturno se siente señalado y augura un aumento del botellón

Acusan a la Junta de utilizarles como “cabeza de turco” y defienden el control que ejercen en sus locales

Discoteca Sabbat Ocio Nocturno Coronavirus KAM1344
El sector se enfrenta a nuevas limitaciones impuestas por la Junta tras la llegada de la quinta ola. / KAMARERO

El sector del ocio nocturno de Segovia se mostró disconforme con las nuevas medidas de la Junta que establecen múltiples limitaciones a unos negocios que han sufrido mil y un vaivenes a lo largo del último año y medio.

Esta nueva normativa, que entró en vigor en la madrugada de ayer, provocó que el sector se sienta señalado. Además, no dudan en asegurar que el adelanto del horario de cierre va a provocar que la gente siga de fiesta en otros lugares menos controlados, como en pisos o en botellones.

José Gabriel Cobos, vicepresidente de Hotuse y el representante del ocio nocturno, aclara que estos locales “no son los culpables” de la subida de los contagios y pide a las autoridades dejar de “jugar” con un “sector muy tocado” por un año de pandemia que ha dejado sin posibilidad de sustento a empresarios y trabajadores.

La Junta anunció que reducía el horario de cierre de los locales de ocio nocturno a las dos de la madrugada para intentar aplacar la quinta ola de coronavirus que está afectando especialmente a los jóvenes. Anunciada por dos semanas, esta limitación también prohíbe la admisión de clientes después de la una de la mañana, así como el consumo en barra o de pie, el uso de la pista de baile y también restringe a un tercio el aforo en este tipo de locales. Además, la nueva normativa establece la obligación de mantener las peñas cerradas.

“No entienden el ocio nocturno, adelantar el cierre solo va a fomentar más botellones y que las casas vayan a transformarse en discotecas”, sentencia el empresario, que advierte que al menos dentro de los locales se cuenta con una normativa clara y que se debe cumplir.

Además, el vicepresidente de Hotuse señala que el sector se siente como “cabeza de turco” y creen que con esta decisión se demuestra que la Junta “no conoce el mundo de la noche”. “¿A dónde se creen que va a ir la gente este fin de semana? Pueden ir a la calle de los Bares o a bodas y ver qué pasa con las normas de seguridad”, recuerda.

El empresario señala que sería más entendible que se estableciera una limitación global con un toque de queda, pero al establecerse solo medidas para este sector en particular hace parecer “culpable” a los negocios de ocio nocturno.

Por último, recuerda los vaivenes del último año y medio, señalando la incertidumbre que reina en los negocios. “No tiene sentido, hoy abres, mañana cierras y pasado vete tú a saber”, aclara.

De cara al futuro, el sector se acoge a la esperanza de poder regresar a la ‘normalidad’ cuando la campaña de vacunación logre la mejora de la situación. En este caso, no se recuperará todo lo perdido en este tiempo, pero por lo menos dará lugar a un periodo de mayor estabilidad.