Imagen de la céntrica plaza de Medida del Campo, vacía de visitantes y vecinos durante el estado de alarma. / Nerea Llorente

Es solo la primera referencia estadística de la incidencia en el sector turístico del Covid-19 y de las medidas de control implementadas por el Gobierno de España para atajar su propagación, pero la Encuesta de Ocupación Hotelera publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) anticipa ya la herida que estos meses de confinamiento generarán en la hostelería.

El estudio, que sirve además de fotografía de la ‘paralización’ del país tras el decreto de estado de alarma, revela que durante el mes de marzo –en el que se ordenaron las restricciones a la movilidad– el número de viajeros en los hoteles del país se redujo un 65,1% y el de pernoctaciones un 61,1% respecto al mismo mes de 2019, cifras ambas por debajo de los registros negativos recopilados en Castilla y León.

La Comunidad autónoma se anotó en el tercer mes del año un descenso en la cifra total de viajeros en los hoteles de la región de casi un 70% –68,1%–, pasando de los 369.622 del mismo mes del año anterior a los 117.954 de este 2020. De ellos, la inmensa mayoría –100.356– fueron visitantes nacionales, por los 17.598 provenientes de el extranjero.

En cuanto a la cifra de pernoctaciones, las noches que los turistas nacionales o de otros países pasaron en los hoteles de Castilla y León descendieron un 63% el pasado mes, hasta las 232.839. Un registro en el que porcentualmente no se produjeron diferencias según el origen de los visitantes.

Cabe recordar que el Gobierno de España decretó el estado de alarma a mediados del pasado marzo, el día 14, y que entre los días 19 y 26 se fue acometiendo el progresivo cierre de los establecimientos hoteleros –salvo de aquellos que siguen prestando servicios esenciales–, por lo que solo durante las primeras dos semanas el sector turístico trabajó con cierta ‘normalidad.

El cierre de los hoteles y la imposibilidad de contactar en muchos casos con sus responsables ha impedido, además, la correcta recopilación de datos por parte del INE, por lo que en este último estudio no se han incluido datos provincializados ni por puntos turísticos. En cualquier caso, y atendiendo a la reducción autonómica, los registros segovianos se habrían caído hasta los 7.649 viajeros y 24.199 pernoctaciones, por los 36.517 y 65.402 del tercer mes de 2019.