Oficina ECYL Trabajo Empleo. / KAMARERO

No cabía esperar otra cosa tras un año marcado por los efectos sanitarios y económicos que la pandemia del covid-19 ha dejado en el ya extinto 2020. Solamente quedaba la esperanza de que el impacto del coronavirus en el empleo de la provincia no fuera demasiado sensible, pero los datos facilitados ayer la hicieron saltar en pedazos, situando a Segovia en el primer lugar de la destrucción del empleo en Castilla y León en el balance interanual, con más de 2.100 parados más al terminar el año que en 2019.

A nivel regional, el número de parados inscritos en las oficinas de Empleo de Castilla y León aumentó en 28.832 personas a lo largo de 2020, lo que supone una subida anual del 20,61 por ciento, mientras que la cifra de desempleados se sitúa en 168.706. En términos relativos, en Castilla y León el comportamiento del paro en diciembre registró un ascenso del 20,71 por ciento respecto a noviembre; y en comparación con diciembre de 2020, el paro registrado en Castilla y León creció un 3,07 por ciento (15.019 desempleados más) mientras que en España subió un 0,96 por ciento, el equivalente a 36.825 parados más.

El paro aumentó en diciembre en todas las provincias de la Comunidad, tanto en el ámbito mensual como en el anual. Así, en comparación con noviembre el mayor incremento se registró en Palencia (6,62 por ciento y 665 parados más), seguida de Soria (4,56 por ciento y 198 parados más); Zamora (4,34 y 544 parados más); Segovia (3,87 por ciento y 329 parados más); Burgos (3,69 por ciento y 810 parados más) y Valladolid (3,65 y 1.269 parados más). Por debajo de la media regional (3,07 por ciento) se sitúan Ávila (3,04 por ciento y 386 parados más); Salamanca (1,40 por ciento y 360 parados más) y León (1,38 por ciento y 458 parados más).

En comparación con diciembre de 2019, el paro también ha crecido en todas las provincias con especial incidencia en Segovia (31,40 por ciento y 2.110 parados más); Burgos (23,71 y 4.366 parados más); Soria (23,67 y 869 parados más) y Valladolid (23,62 por ciento y 6.879 parados más). Por debajo de la media regional (20,61) se sitúa Palencia (18,87 por ciento y 1.700 más), seguida de Zamora (18,86 por ciento y 2.076 más); Salamanca (17,81 por ciento y 3.932 más); León (17,71 y 5.063 más) y Ávila (16,31 por ciento y 1.837 más).

Así, en la actualidad el número de parados en Castilla y León (168.706) se reparte del siguiente modo: Ávila, 13.101; Burgos, 22.782; León, 33.646; Palencia, 10.708; Salamanca, 26.014; Segovia, 8.830; Soria, 4.540; Valladolid, 36.002, y Zamora, 13.083.
Por sectores, el paro en la provincia en diciembre aumentó en todos con la construcción a la cabeza con 109 parados más, seguido de agricultura con 63 más, industria con 24 más, el colectivo sin empleo anterior 15 más y servicios con 118 más.

Mientras tanto, la contratación cayó en Castilla y León en el mes de diciembre, cuando se firmaron 51.772, un 7,81 por ciento menos que en el mes anterior, frente a un descenso nacional del 6,53 por ciento Además, en términos interanuales –entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020– la contratación cayó un 26,03 por ciento en Castilla y León (18.214 contratos menos), por encima de la caída de la media estatal, que en este caso fue del -22,13 por ciento.

Por provincias, la contratación cayó en diciembre en todas las provincias menos en Salamanca, donde se ha registrado un incremento mensual del 2,68 por ciento y 149 contratos más. La mayor caída se ha registrado en Soria con una bajada del 16,24 por ciento y 363 contratos menos, seguida de Palencia (11,30 por ciento y 748 contratos menos); Valladolid (10,36 por ciento y 1.576 contratos menos); Segovia (8,90 por ciento y 384 contratos menos) Ávila (8,50 por ciento y 255 contratos menos) .

En comparación con diciembre de 2019 la contratación cayó en todas las provincias con Ávila a la cabeza (42,07 por ciento y 1.993 contratos menos); Segovia (33,65 por ciento y 1.993 menos); Salamanca (33,36 por ciento y 2.854 menos); León (31,23 por ciento y 3.017 menos).