Javier Orozco, con el óleo de Lope Tablada. /Guillermo Santamaría
Publicidad

Tras el paréntesis veraniego, retornó la Tertulia Taurina de Segovia en su 303 encuentro. Fue en el Restaurante La Casona y el novillero de alternativa, líder del escalafón, Javier Orozco, el invitado especial. Vino acompañado por su apoderado, el varilarguero Israel de Pedro, personaje muy acreditado como profesional de la especialidad. Manolo Lozano también fue persona de grata compañía y buen conversador de temas taurinos. Tomó asiento en la mesa presidencial.

Javier Orozco ha toreado 32 novilladas con corte de 46 orejas y un rabo en la temporada 2019, siendo seis las novilladas cumplidas en plazas segovianas: Cuéllar en mayo y Prádena, El Espinar, Cantimpalos, Carbonero el Mayor y La Granja de San Ildefonso. Un curso de fuerte presencia en los ruedos con éxitos relevantes y mucha progresión técnico-artístico.

“Yo nací en Ronda y a los nueve años ingresé en la escuela taurina local. Me presenté en público el 7 de agosto de 2010 y el 16 de agosto de 2015 debuté con picadores en Málaga con mala fortuna, pues mi primer novillo de Fernando Peña me cogió de gravedad y no pude seguir la lidia. He tenido la suerte de no ver suspendida nada más que una novillada, la de La Granja, que después se celebró el 21 de septiembre”, explicó el novillero. Javier Orozco apuntó que “mi proyección torera ha sido de manifiesta progresión. He pechado con novillos utreros más en toro que en novillo y, aportando valor y la técnica aprendida logré salir airoso de los compromisos. Los meses de diciembre y enero los pasaré en México donde torearé unas cinco o seis novilladas, una fija en Aguascalientes y otra probable en México capital. Luego, ya en España, intentaremos comenzar pronto a torear y a poder ser pisar los ruedos de Madrid y Sevilla sobre todos”. “La alternativa quizás para avanzada la próxima temporada y trataremos de que se produzca en mi pueblo, en Ronda. A mí también me gusta la expresión conocida de “es de Ronda y se llama Cayetano”. A ver si con el tiempo y mi calidad torera se menciona igual con mi nombre, Javier”, concluyó.
Ameno y variado, pues se tocaron temas inherentes a tiempos pasados mencionados sobre todo por Manolo Lozano. Se reflejó el aspecto que ofrece el segundo escalafón, el de novilleros con picadores, del que se citaron hechos reales que merman y mucho la trayectoria de los que militan en esta categoría. Israel de Pedro en su cometido de picador, ha sumado más de sesenta festejos y se recordó con agrado aquella feria de San Isidro en la que acaparó todos los premios otorgados por asociaciones, peñas y entidades como el mejor picador del ciclo. Ahora, Israel es titular de una excelente cuadra de caballos de picar ubicada en El Espinar y continúa en activo como varilarguero.
Se brindó una ovación en memoria de José Luis Marugán ‘Cuchareta’, fallecido este mismo día en el Hospital General de Segovia. Sus restos mortales reciben sepultura en la mañana de hoy en el cementerio de Sepúlveda.
Al invitado especial se le hizo entrega del habitual óleo de Lope Tablada simbolizando un lance pleno de gracia torera.