Hospital General . / KAMARERO
Hospital General . / KAMARERO

El mes de julio ha comenzado impulsando la propagación y los efectos del covid-19, una infección que lejos de disiparse está repuntando el número de contagios, de ingresos hospitalarios y, lamentablemente, también de fallecidos en la provincia de Segovia.

El covid ha dejado en las cuatro últimas jornadas, —desde el pasado viernes, día de la última actualización de la situación epidemiológica—, tres nuevos fallecimientos en el Hospital General de Segovia, un importante incremento de la presión asistencial y 309 casos, de los que 98 han sido detectados en las últimas 24 horas, la cifra de contagios más elevada desde el pasado mes de febrero, hace más de cuatro meses, según ha comunicado este martes en su parte la Consejería de Sanidad.

Los decesos se han producido  en el Hospital General los días 1, 2 y 4 de julio. Los fallecidos tenían más de 80 años, una media de edad similar a la que se da entre los ingresados que hay actualmente en planta, pero que baja en la UCI.

Los datos de decesos de estos primeros días del mes estival resultan preocupantes. De acuerdo a los registros de la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia,  el hospital sufrió 20 muertes relacionadas con la pandemia en enero; ocho en febrero, cuatro en marzo, cuatro en abril, seis en mayo y siete en junio cuando ha empezado la escalada de la que posiblemente sea la séptima ola. El número de fallecimientos con diagnóstico compatible con covid sube a 438 en el ámbito hospitalario desde el comienzo de la pandemia.

Además, la presión asistencial en la planta del Hospital General ha alcanzado durante el fin de semana niveles de ocupación que no se habían dado en todo lo que va de 2022 pero es que incluso hay que remontar hasta febrero de 2021 para encontrar indicadores superiores. En la mañana del martes 5 de julio, un total de 53 personas permanecían hospitalizadas en planta con diagnóstico covid positivo, mientras que en UCI tres pacientes ocupan camas de críticos.

Entre el lunes y el martes se han producido siete nuevos ingresos y en las veinticuatro horas anteriores, otros cinco ingresos. Este ritmo de entradas, que no llega a ser compensado con las altas, ha hecho necesario de nuevo dedicar las dos alas de la cuarta planta a los casos covid.

En cualquier caso, cabe establecer una diferenciación entre los ingresados ‘por covid’ y los ‘con covid’. Estos últimos pacientes acuden a los centros sanitarios por otra dolencia y resultan ser positivos. Sin embargo, el parte de la Consejería de Sanidad no hace esta distinción.

Hacía más de cuatro meses que no había tres pacientes con covid asistidos en la Unidad de Cuidados Intensivos. La edad media de los pacientes críticos es de 69 años; los ingresados en planta suben esta media a 85 años, ya que personas de 70 años y  hasta centenarios.

Por otra parte, la provincia de Segovia ha registrado en las cuatro últimas jornadas un total de 309 casos de la enfermedad, de los que 98 han sido detectados el pasado lunes y anotado ya ayer martes. Se trata de un nuevo récord de contagios de la séptima ola. Con estos datos, la tasa de incidencia acumulada en 14 días entre mayores de 60 años supera ya la barrera de los 1.000 casos por 100.000 habitantes (1.050), mientras que en siete días la incidencia cae respecto al viernes de 572 a 567 casos.

La situación en las residencias de personas mayores y centros de personas con discapacidad ha mejorado. En estos momentos hay 34 casos activos y en concreto en la  Residencia Asistida hay tres y en la Mixta, cuatro. Además, estos dos centros cuya titularidad directa es de la Junta de Castilla y León, tienen siete residentes hospitalizados con covid (dos la Asistida y cinco la Mixta).