Uno de los tramos de la Muralla en su zona norte, la que presenta mayor deterioro según los responsables municipales. / Kamarero

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha informado a El Adelantado de que “se continúa trabajando en la tramitación para obtener, lo antes posible, la partida presupuestaria necesaria” para acometer las obras de rehabilitación de la Muralla, en el tramo norte, entre el Hospital de la Misericordia y la Puerta de San Cebrián. No obstante, puntualiza que el Ayuntamiento de Segovia puede realizar la licitación de este proyecto “si lo estimara oportuno y fuera acorde con su tramitación interna”.

Es decir, de esta información facilitada por el departamento de Comunicación del Ministerio, se deduce que no es necesario que éste libere la partida correspondiente para iniciar un procedimiento de licitación para el contrato de las obras, porque en todo caso la cantidad que aportará el Mitma está garantizada por las resoluciones de la Comisión Mixta del 1,5% cultural, en la que participa también el Ministerio de Cultura y Deporte.

La concejala de Urbanismo y Patrimonio Histórico, Clara Martín, mantiene desde mayo que el Ayuntamiento se encuentra “a expensas de la resolución del Ministerio”.
Martín ha explicado en varias ocasiones que el Consistorio hizo en su momento la retención de crédito que le corresponde, como se lo había solicitado el Ministerio.

La concejala explicaba ya en mayo que a lo largo del mes de abril, en las comunicaciones mantenidas con responsables del Mitma, se trasladaba que, al tratarse de partidas vinculadas a la obra pública, de manera que toda intervención en obra civil del Estado incluye una retención del 1,5% para dotar económicamente a proyectos de recuperación de patrimonio cultural, lo que ocurría es que “ahora mismo está agotada la partida porque se han ido aportando cantidades a otros municipios y entidades con solicitudes previas a la nuestra”.

En todo caso, sostiene Martín, las expectativas del Ministerio son que antes de final de año pueda liberarse la cantidad destinada a la intervención en la Muralla de Segovia, eso sí, en función de la evolución de la obra pública este año.

La edil de Patrimonio ha comentado a El Adelantado, que el retraso en la liberación de partidas presupuestarias de este Ministerio se ha producido también en otro proyecto de Segovia, el de la rehabilitación del Teatro Cervantes, que además depende de la misma Dirección General, la de Agenda Urbana y Arquitectura, en cuanto a las actuaciones para la financiación de trabajos de conservación o enriquecimiento del patrimonio histórico español.

Sin embargo, en el caso del Cervantes es el Ministerio, que asume en solitario el coste de las obras, es el que tiene que iniciar el procedimiento de licitación, y tampoco lo ha hecho.

Antecedentes

Como se recordará, se trata de una intervención que cuenta con la cofinanciación del Mitma a través del 1,5% cultural. En este sentido, El Gobierno de España aportará el 75% del coste de los trabajos de restauración, que se ha estimado en 1.513.641,91 euros; es decir, 1.135.231 euros, mientras que el 25% restante correrá a cargo del presupuesto municipal.

En un pleno extraordinario celebrado en marzo de 2019 se aprobó el presupuesto que incluía ya una partida municipal para hacer frente a este gasto, en torno a medio millón de euros, incluyendo 378.000 euros para la ejecución de la obra y el coste del proyecto y otras cuestiones no subvencionables como la dirección de obra, la coordinación de seguridad y salud, los trabajos de seguimiento arqueológico, etc.

Ya en enero de este año Martín sostuvo que estaba pendiente “de la resolución definitiva por parte del Ministerio, que solicitó la subsanación de algún error en el proyecto, lo que se hizo y se remitió de nuevo en diciembre”.

Mientras tanto, en la Concejalía elaboró los pliegos y avanzó con las cuestiones administrativas para la tramitación de la licitación de las obras.

La finalidad es actuar en un tramo de 330 metros del paño de la Muralla Norte, entre los cubos o torres 43 y 51, que los responsables municipales consideran es el que se encuentra en peor estado de los más de 3 kilómetros del monumento, una de las fortificaciones de mayor longitud de todo el Estado y conservada casi en su totalidad.