pintores pensionados
Parte del grupo de los pintores pensionados en su taller improvisado./ E.A.

El paso de los pintores pensionados en Segovia ha llegado a su fin. Durante más de veinte días los prodigios de la pintura han retratado todo tipo de ambientes del paraje de la provincia. El próximo jueves 19 de agosto, a las 20:00, en la Casa de la Alhóndiga, tendrá lugar el acto de clausura del curso. En su interior se expondrá las obras producidas durante los días de estancia de los 16 alumnos que fueron seleccionados por las facultades de Bellas Artes de todo el territorio español. Se concederán los diplomas correspondientes, así como las tradicionales medallas y premios, según la valoración del jurado artístico, cuya composición se dará a conocer en el acto de la clausura.

“Tenemos suerte de vivir y admirar una ciudad que es paisaje por dentro y por fuera, la mires desde donde la mires”, han explicado los alumnos. De la misma forma la dirección hace balance sobre los pintores y añade: “Esto puede agotar a la hora de centrar la mirada inquieta del artista, que busca dónde posarse para trasladar la imagen que, a través de ella, ha de plasmar en un lienzo, un papel o un trozo de madera. Es difícil, y causa sufrimiento. Algunos han pasado por esto a diario, no solo desde el momento de encontrar el lugar donde posar el caballete, sino mientras construyen el paisaje escogido. A otros la pincelada les fluye rápido, aunque a veces el resultado no sea lo que convenga, y hayan de borrar”.

Ahora el curso ya está llegando a su fin y los pintores alcanzan el momento de exponer. Todos han dado por finalizado su trabajo. Van dejando los pinceles, es el momento de coger los listones para enmarcar la obra y colgar los cuadros en las paredes de la Alhóndiga. “Podemos verlos orgullosos del resultado tras tantos días de trabajo y de calor y moscas, también de lucha contra el viento, que ha tirado caballetes y lienzos por el suelo”, explica la dirección en nota de prensa.

Después de todos estos días los pintores no solo se llevarán un pedacito de Segovia en sus corazones sino también unas amistades para toda la vida. El primer día eran extraños entre los extraños, unidos únicamente por el cordón umbilical de una beca de paisaje que les era muy sonada, pero para nada vivida. Hoy son, como decimos de ellos “una burbuja” construida, no solo en lo sanitario, sino, sobre todo en lo emocional. Más aún, en lo pictórico. Cada uno sabe del estilo del otro, de sus carencias, sus sufrimientos, sus excelencias y de sus deleites, pero también de su forma de abordar los problemas y los defectos, de sus crisis y desenlaces.

Su obra además será plasmada en un catálogo. El texto que introduce el libro de la Exposición es obra muy meditada de la directora artística, Victoria Chezner, que lo ha titulado ‘El Viaje iniciático‘. En él comenta, refiriéndose a las obras de los alumnos, que cada uno de ellos se aproxima al paisaje de forma diferente: “Cada obra de las que se muestra actúa como el desencadenante de evocaciones, en una serie de experiencias sociales, culturales y ambientales que cada becado lleva consigo. Todas ellas con sus diferentes visiones, con sus miradas de cerca y de lejos, de lo natural y de lo humano, de esa interacción múltiple que nos ayuda a aproximarnos a aquellos paisajes cotidianos, y en ocasiones desconocidos son las que conforman esta exposición”.

Los alumnos no solo han estado en la capital, han recorrido Segovia guiados por los pasos de grandes maestros y compañeros de Academia en las visitas a extramuros e intramuros. Llegaron a Hoces del Duratón y la ermita de San Frutos. Completaron el viaje con la vista de Sepúlveda, Riaza y los pueblos de colores además del Real Sito de San Ildefonso, acompañados de Jesús Gómez y de Joaquín Riaza.

También se han instruido con ponencias que los han ayudado y a la vez divertido, como las palabras de Dolores Fernández (UCM), Juancho del Barrio (Académico de San Quirce), Germán Gómez (Artista Plástico) y Victoria Chezner (Decana de la UM y directora artística).

Por otro lado el mismo próximo 19 de agosto, día de la exposición pero durante la mañana, se dará a conocer el fallo del jurado literario del premio ‘Escribir sobre el paisaje’, que en su VI edición ha tenido un notable éxito de participantes en lengua castellana. Gracias a la modificación de sus bases, como a la de su dotación económica de sus patrocinadores, la empresa segoviana Ambientair, y la también segoviana Librería Cervantes, sufragaran el primero y segundo premio respectivamente.

“Queremos agradecer al Ayuntamiento de Segovia, a la Junta de Castilla y León, a través de la Fundación Siglo para las Artes, a la Diputación de Segovia y al Patronato del Alcázar de Segovia junto con la Fundación Rodera Robles nuestro agradecimiento. Muchos restaurantes han ofrecido su colaboración con el curso, que se materializa en la acogida de los alumnos en sus respectivas casas”, ha expresado la directiva del curso.