Turistas KAM6736
Centro de Recepción de Visitantes, donde también se encuentra la central de reservas de Turismo de Segovia. / Kamarero

Febrero de 2020, a las puertas del confinamiento, fue un mes de récord para los alojamientos hoteleros de la provincia de Segovia, que recibieron 32.219 viajeros cuando el mismo mes de este año el INE (Instituto Nacional de Estadística) indica que únicamente fueron 2.563, un fuerte descenso debido a las restricciones de movilidad por la pandemia.

El INE elabora mensualmente una Encuesta de Ocupación Hotelera con la información facilitada por los propios establecimientos, tanto hoteles como hostales. La última publicada, relativa al mes de febrero, indica que la provincia tiene abiertos 53 hoteles y hostales frente a los 118 que había en febrero de 2020 y emplea a 176 personas, menos de una tercera parte de los que trabajaban en ellos un año antes. En la capital segoviana eran 18 frente a 40 los establecimientos abiertos, según la misma fuente, que emplean a 80 personas (312 eran en febrero del año pasado).

Desde el sector apuntan a que la cifra de establecimientos de alojamiento hotelero abiertos en toda la provincia es sensiblemente inferior a la que ofrece el INE.

El único dato positivo de la citada encuesta es que la estancia media de los viajeros alojados en hoteles y hostales segovianos se ha incrementado hasta 3,14 días, el mejor dato de toda la serie histórica que recoge el INE desde el año 1999.

El grado de ocupación, sin embargo, ha caído hasta el 15% en fines de semana, frente al 56% en el mismo periodo de 2020.

Los alojamientos de turismo rural también registraron una caída drástica en febrero. En relación con el pasado agosto, el número de establecimientos abiertos en este subsector turístico ha pasado de 409 el pasado agosto a 303, con 349 personas empleadas frente a 546 en los meses de verano.