Una actividad anterior realizada por la asociación cultural Taller de las Artes. / EL ADELANTADO

Frito, cocido, escalfado, revuelto, en tortilla e incluso crudo… Existen diferentes técnicas para cocinar y comer el huevo, uno de los productos gastronómicos más consumidos, pero su uso no se limita a formar parte de un menú.

Con motivo de la reciente restauración por parte del Museo del Prado del cuadro La Anunciación de Fra Angélico (1425), realizado con temple al huevo sobre tabla, la Asociación Cultural Taller de las Artes ha organizado un taller para que todos los interesados puedan conocer esta técnica, precursora de la pintura al óleo, que tiene como característica especial su rapidez de secado y el aspecto mate tras su finalización.

El presidente de la asociación, Manuel Serrano, explica que la técnica de pintura al temple de huevo “se remonta al siglo IX y estuvo en auge hasta el XV, pasando a partir de entonces a usarse como base para la pintura al óleo antes de repuntar en el siglo XIX”.

Las inscripciones al taller, subvencionado por el Ayuntamiento de Segovia, estarán abiertas hasta el 13 de marzo, con la limitación de 20 plazas “para poder garantizar la máxima calidad posible”, añade Serrano. El precio del taller es de 15 euros, que deben ser abonados al inscribirse, y la duración es de tres meses. Se realizará los jueves del 19 de marzo al 18 de junio, en horario de 18 a 20 horas, en el local de la asociación cultural Taller de las Artes (plaza Calderón de la Barca, número 1), donde también se tienen que hacer las inscripciones.

En el taller se estudiarán tres formas diferentes de empleo del temple al huevo, según se use la yema, la clara o ambas. Así, en el taller de temple magro se usará la yema de huevo fresco, barniz dammar y agua, consiguiendo una emulsión que seca con mucha rapidez, en forma elástica y con un color muy resistente.

La siguiente parte del taller estará destinada al temple graso, que usa los mismos elementos con el añadido del aceite de linaza, que retrasa el secado y permite un mayor estilismo. Por último, el empleo de la clara -con gran contenido de agua y algo de albumia- permitirá aumentar el porcentaje de aceite.

La preparación de la tabla, soporte para la pintura, será lo primero que los alumnos hagan, realizando una imprimación a la caseína. Posteriormente se realizará el dibujo, que será de un paisaje segoviano, y que servirá como base para realizar la pintura al temple. Los materiales serán aportados por la asociación.