Publicidad

El equipo de Enfermedades Infecciosas del Hospital General se muestra esperanzado ante la posibilidad de incorporar “pronto” una terapia que mejorará el bienestar de los pacientes con VIH y Sida. Se trata de un tratamiento de acción prolongada que permitirán controlar el virus que causa el sida, aplicando una inyección al mes que sustituirá a la actual pastilla diaria. Al espaciar la dosis los pacientes tienen más libertad y autonomía de movimiento en su vida diaria.

La doctora Eva María Ferreira Pasos que es responsable de la consulta de VIH y Sida confía en que el nuevo tratamiento de larga duración, administrado con inyección intramuscular, se pueda empezar aplicar a lo largo del año 2020.

“En un horizonte un poco más lejano está la consecución de una vacuna en la que se está investigando y esperamos que pueda ser una realidad en los próximos tiempos” dice la doctora Eva María Ferreira. Recalca que la importancia del tratamiento radica en el hecho de que “conseguir que el virus esté indetectable significa que se deja de transmitir. Indetectable es igual a intransmisible”.

Tras el nombramiento de Jorge Elízaga como gerente de Asistencia Sanitaria, Eva María Ferreira ha tomado su relevo al frente de la unidad de Enfermedades Infecciosas donde trabaja en equipo con los doctores Pablo Bachiller y Ana Carrero. Los tres especialistas de Medicina Interna dan tratamiento y seguimiento a unos 160 pacientes VIH positivos, además de atender a personas con otras patologías relacionadas con las enfermedades infecciosas. También colaboran en el Programa de Optimización de uso de Antibióticos (PROA) que se está intentando poner en marcha en el área de salud de Segovia, tanto en Atención Primaria como en Especializada.

En sus consultas se ha apreciado a lo largo de 2019 un incremento de diagnósticos de VIH positivo y también un creciente resurgimiento de las enfermedades de transmisión sexual. Si bien el primer registro puede tener un análisis positivo, el segundo genera preocupación.

Este año excepcionalmente el Hospital General ha registrado 12 casos nuevos de VIH positivo, cuando la media de los últimos años es de 5 ó 6. Aún es pronto para sacar conclusiones pero este repunte podría significar que hay más gente que se hace la prueba de detección precoz, bien por iniciativa propia, bien por indicación de su médico de familia. La vía de transmisión más frecuente actualmente es la sexual, tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales.

Chemsex

La comunidad médica se muestra preocupada por la extensión de prácticas como el ‘Chemsex’ o sexo químico. Con este término se hace referencia a “sesiones” o fiestas de varios días en las que se busca sexo mantenido durante un tiempo prolongado y con múltiples parejas, ayudados de drogas psicoactivas y sin usar barreras protectoras para evitar enfermedades de transmisión sexual como la sífilis, el VIH, la hepatitis B y la hepatitis C.
Hay que seguir trabajando mucho en el campo de la prevención porque “este aumento de las relaciones sin protección muestra que se ha perdido el miedo a la gravedad del sida”, dice la portavoz del grupo que pertenece al Servicio de Medicina Interna del Hospital General.

En estos más de 30 años de historia del VIH/SIDA se han realizado muchos avances tanto en el conocimiento de la enfermedad como en su control y tratamiento, pero aún hay mucho que hacer para alcanzar y superar retos como el enmarcado en la estrategia 90-90-90 que ha añadido otro 90.

El primer reto es intentar que al menos el 90% de las personas infectadas estén diagnosticadas y para ello es importante que se hagan una analítica. El segundo objetivo es que de todos los diagnosticados al menos el 90% esté en tratamiento y de estos el 90% esté bien controlado y tenga un seguimiento médico, tercera meta. Los expertos indican que si los tres 90 se cumplen se disminuirá a valores mínimos los nuevos diagnósticos, con el objetivo final de que sean cero.

Recientemente se ha añadido “el cuarto 90 que tiene que ver con la calidad de vida percibida por nuestros pacientes, intentando conseguir en la mayoría de los casos que realicen una vida completamente normal y plena incorporados a sus actividades laborales, personales y sociales sin repercusiones ni discriminaciones”, señala la doctora del Complejo Asistencial de Segovia, Eva Ferreira.

Las comunidades

El lema elegido este año en el Día Mundial del Sida, que se celebra hoy 1 de diciembre, es ‘Las comunidades marcan la diferencia’. En este sentido, la doctora Ferreira explica que la mayoría de los especialistas que se dedican a la atención del VIH y del sida en Castilla y León “estamos desde hace años integrados en una asociación para aumentar la interrelación entre los hospitales, unificar criterios, ofreciéndonos para asesorar y formar parte de los grupos de trabajo de nuestra Comunidad, luchando, entre otras cosas, para evitar las desigualdades en el acceso a los tratamientos y a la atención en función de la provincia o comunidad en la que estemos”.