Publicidad

Cualquier año la directora de Hay Festival Segovia, Sheila Cremaschi va a tener un disgusto en la inauguración del programa de Artes Visuales. Al habitual caos –aparentemente bajo control, sobre todo este año de pandemia– de cualquier inauguración que se precie con decenas de patrocinadores, invitados, colaboradores, medios de comunicación y curiosos, se suma la acumulación en poco más de dos horas del visionado de obras de arte hasta en cuatro espacios distintos de la ciudad, todos en sus áreas históricas. Raro es que todavía ningún invitado haya padecido los alarmantes síntomas que puede provocar el denominado síndrome de Stendhal o de Florencia, ocasionado por la acumulación de imágenes bellas, como elevación del ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor y palpitaciones.

Muchos, su enumeración ocuparía al menos media página de este periódico, fueron los llamados a las 11 de la mañana en la puerta de La Alhóndiga para la apertura de la 15ª edición de Hay Festival Segovia con la inauguración de su Programa de Artes Visuales que este año forman cuatro propuestas muy diferentes pero todas ellas atractivas e interesantes porque invitan a reflexionar sobre la protección de la naturaleza, en el caso de la muestra ‘The living sea’ (‘Mar vivo’), del fotógrafo conservacionista Hussain Aga Kan; la memoria de la historia reciente de España a través de las imágenes recogidas por el fotoperiodista César Lucas; la instalación angelical ‘Hágase en mí según tu palabra’, de la artista multimedia Ana de Alvear, en la capilla renacentista del Hospital de Viejos que ocupó el inmueble hoy Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, y otra instalación, ‘Un invernadero en la huerta del marqués’, del artista colombiano Alberto Baraya, en una huerta segoviana del ribereño barrio de San Marcos, la de Félix Ortiz, una reflexión sobre el artificio y la naturaleza a través de la botánica, con reproducciones en plástico de plantas exóticas latinoamericanas “made in China”.

En general, todos los discursos de las autoridades, de la organización y patrocinadores coinciden en lo necesaria que es la cultura para la vida, para las personas, de ahí la relevancia de apoyar a los sectores y actores relacionados con la cultura y a las empresas creativas en este momento de crisis motivada por la Covid-19, así como también de organizar eventos seguros para los participantes en festivales como éste en una ciudad como Segovia, que apuesta por la cultura como su seña de identidad.

Así lo manifestaron desde la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero; al consejero de Cultura y Turismo de Castilla y León, Javier Ortega; el vicepresidente de la Diputación y diputado delegado de Cultura José María Bravo; la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín o Marta Rincón, directora de Programación en Acción Cultural Española (AC/E), sociedad estatal que depende del Ministerio de Cultura y Deporte, junto a representantes de Fundación Telefónica, IE University, Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid y British Council.

César Lucas

Siguiendo el recorrido del acto inaugural, la primera parada de este Programa de Artes Visuales es La Alhóndiga, antiguo almacén de grano municipal hoy reconvertido en sede del Archivo de la Ciudad y sala de exposiciones y conferencias. Acoge hasta el 4 de octubre ‘Instantáneas grabadas en la retina nacional’, una relevante colección de fotografías de César Lucas, un referente del fotoperiodismo en España.

Una de sus primeras fotos es la de Che Guevara vestido de uniforme en la Universidad Complutense de Madrid en 1959, que no publicó ningún medio en España hasta varios años después. Es autor también de la mítica y polémica portada de Marisol en la reista Interviú en 1976, así como de retratos de muchas estrellas de cine como Katherine Hepburn, Brigitte Bardot, Sean Connery, Raquel Welch, Clint Easwood… O músicos como The Beatles, entre otros, durante su estancia en España.

A las puertas de La Alhóndiga, comentaba que en Segovia puede verse “una muestra de lo que ha sido mi trabajo como fotoperiodista y fotógrafo durante más de 50 años, una parte de la historia reciente de España que ha quedado reflejada en imágenes y que se va a entender perfectamente”.

Lógicamente, admite que la fotografía ha cambiado de forma relevante con los medios digitales, que la forma de trabajar es muy diferente y, por otra parte, aunque ya no practica el fotoperiodismo – “solo mi pasión, seguir haciendo fotos de lo que quiero, de lo que me gusta”– cree que en su época en diarios como Pueblo o en los primeros años de El País, “era más fácil hacer fotografías, ahora ponen más pegas (por los personajes públicos) y en ese aspecto se trabaja peor”.

Puede visitarse de miércoles a viernes de 17,00 a 21,00 horas y sábados y domingos, de 11 a 14 y de 17 a 21 horas, con limitaciones los días 19 y 20 por otros eventos.

40 ángeles de la guarda

‘Hágase en mí según tu palabra’ estará abierta al público en el Esteban Vicente hasta el domingo 20 de septiembre, en el horario habitual del museo, con visitas comentadas a cargo de la autora, Ana de Alvear, los días 19 y 20 a las 13,30 horas (reservas en el correo electrónico laura-go@live.com).

Un gran retablo de dos por tres metros en el presbiterio muestra la Anunciación con una Virgen que, frente a las representaciones tradicionales, aparece asustada tras el anuncio del Arcángel San Gabriel. En el centro de la nave de la capilla, un coro de cuarenta ángeles inspirado en el Paraíso de Nardo di Cione de la Capilla Strozzi de Santa María Novella de Florencia, se muestra sobre unas cajas de cartón reciclable.

De Alvear comenta que aunque se trata de una pieza que había terminado “no se había expuesto antes, es una primicia mundial. Lo que sí es específico para esta capilla es la forma en la que se ha montado, una manera creo divertida con cajas de cartón, con las imágenes sujetas por imán, de manera que a través del montaje hablan de la fragilidad de la vida y de la situación en la que estamos ahora mismo, en la que todo está cogido como con alfileres”.

En cuanto al coro de 40 ángeles dice que son “gente a los que quiero agradecer en una obra, como se hacía antiguamente, que se pintaba a quienes ayudaban al pintor.
En realidad son mis ángeles de la guarda, tengo unos cuantos más pero en algún momento tenía que parar”.

Mar Vivo

La iglesia románica de San Juan de los Caballeros (siglo XIII), propiedad de la Junta de Castilla y León que mantiene en ella el Museo Zuloaga, es el lugar donde Hay Festival presenta una exposición, ‘Mar vivo’ (The living sea), en torno a una de las temáticas de esta 15ª edición, la sostenibilidad y la conservación de la naturaleza.

Son 131 las imágenes del fotógrafo conservacionista Hussain Aga Khan, muy comprometido con la conservación del medio ambiente. Uno de los comisarios de la muestra, Emilio Gil, destaca el contraste del interior del templo románico, con luz natural casi en tinieblas, con estas fotografías, un atractivo añadido: “Uno entra y se enfrenta con siete cajas de luz de gran tamaño, de 4,5 de ancho por 3 metros de alto seis de ellas y de 6 por 3 metros la otra, en el que de alguna manera se sumerge el mundo submarino”.

Clasificadas por diferentes especies marinas: tiburones, focas, ballenas, delfines, etc. “un punto añadido de interés, más allá del atractivo de las fotografías y del mensaje que hay en todas ellas, es que en este momento en el que hay una cierta sensación generalizada de desencanto, depresión incluso, debido a la pandemia, esta exposición consigue levantar el ánimo, no solo por el tema sino porque además se pueden ver algunos guiños que el fotógrafo ha establecido con los animales que fotografiaba y se completa con un tipo de explicaciones sobre situaciones a veces divertidas durante ese trabajo”, añade Gil.

Puede visitarse de miércoles a domingo de 12 a 14 horas y de 18 a 20 horas.

Las flores del ‘chino’

La embajadora de Colombia, Carolina Barco, intervino en la presentación de la exposición del artista colombiano Alberto Baraya, ‘Un invernadero en el Huerto del Marqués’, subrayando la “hibridación” cultural sobre la naturaleza en la relación entre España y Colombia de esta instalación con plantas exóticas de plástico “made in China”.

Por su parte, Elena Fernández, directora de la Galería de Fernando Pradilla de Madrid, que ha trabajado con el artista, que se encuentra en Bogotá, para esta participación en Hay Festival, señala que se trata de “una reflexión sobre la flora natural en un mundo cada vez con más artificio”.

Puede visitarse en la Huerta de Félix Ortiz los días 12, 13 y 18, de 18,00 a 20,00 horas y los días 19 y 20, de 12 a 14 horas y de 18 a 20 horas.