OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Publicidad

En mayo de 2016, las empresas adjudicatarias del desdoblamiento de la SG-20 que circunvala la capital iniciaron los primeros trabajos, con el objetivo de poner en marcha esta necesaria infraestructura en el verano de 2019. Han pasado ya cuatro años y este proyecto apura ya sus últimos detalles de construcción, por lo que –esta vez si- en el verano de 2020 Segovia contará con una vía de alta densidad de tráfico que sin duda mejorará los desplazamientos y los accesos a la capital.

Los últimos meses han sido especialmente complicados para el desarrollo final de la infraestructura. A las consabidas inclemencias meteorológicas que han demorado esta obra a lo largo de su historia se ha sumado la declaración de estado de alarma motivada por la crisis sanitaria del covid-19, que obligó a parar durante dos semanas todos los trabajos en el periodo de permiso retribuido que el Gobierno estableció en Semana Santa.

La subdelegada del Gobierno Lirio Martín, explicó que tras el regreso al trabajo “se ha tenido que readaptar el trabajo para garantizar la seguridad de los trabajadores con distancia social y medidas preventivas como mascarillas y geles”, y aseguró que la readaptación no ha mermado el ritmo de las obras.

Así, señaló que el grado de ejecución supera ya el 90 por ciento, y se está trabajando en el proceso de extensión de capa de rodadura, señalización y tratamiento paisajístico, así como en la instalación de una pasarela peatonal entre San Cristóbal de Segovia y la capital.

En la glorieta de intersección con la CL-601 en la carretera de la Granja se está trabajando ya en los últimos detalles, así como en la reconstrucción de la senda peatonal y el carril-bici, lo que conllevará cortes puntuales, aunque la subdelegada del Gobierno manifestó que no afectarán al tráfico “porque el avance de la obra permite itinerarios alternativos allí mismo”