Publicidad

El nuevo Gobierno que comenzará a trabajar a partir de la próxima semana abordará el espinoso tema de los peajes de las autopistas planteando “políticas de bonificaciones y reducción de tarifas” que tendrán que estudiarse en función de los compromisos que aún quedan pendientes con las actuales concesionarias.

Quien anunció esta medida es el ministro de Fomento en Funciones y próximo responsable de la cartera de Transporte, Movilidd y Agenda Urbana José Luis Ábalos, que visitó ayer Segovia para presidir la inauguración de la nueva sede provincial del PSOE y realizar una visita a la casa museo de Antonio Machado.

Acompañado por la alcaldesa Clara Luquero, el secretario provincial del PSOE José Luis Aceves, y por la tarde por el secretario regional Luis Tudanca, Ábalos  atendió a los periodistas a la puerta de la antigua hospedería de la calle Desamparados en la que vivió el poeta, y antes de entrar tuvo un encuentro con María y Olga de Pablos, que lideran una iniciativa de recogida de firmas para pedir la gratuidad del peaje de la autopista AP-6 Villalba Adanero, que ha recabado ya más de 13.000 apoyos de los ciudadanos.

Tras atender a las  representantes de este colectivo, el ministro  recordó que ha sido el Gobierno socialista el que ha acabado con “el bucle de concesiones” para las autovías, hecho que calificó como un “hito”; aunque precisó que aún se mantienen una serie de compromisos con las adjudicatarias “que hay que respetar por seguridad jurídica y por el coste” y que supondrán un retraso en la aplicación de esta norma.

Mientras tanto, Ábalos anunció que el Gobierno tratará de reducir el impacto económico en los usuarios habituales de estas vías a través de “políticas compensatorias” que pueden ir desde bonificaciones a reducción de tarifas, y que no sólo se aplicarán en la AP-6, sino que se extenderán a toda España.

Como se recordará, el Gobierno fijó diversas modificaciones a través de un Real Decreto en la concesión de las autopistas AP-6, AP-51 (AP-6 conexión con Ávila) y AP-61 (AP-6 conexión con Segovia) que ostenta Castellana de Autopistas, S.A., entre ellas  el aumento de precio.

Por otra parte, Ábalos conoció ayer en Segovia su nombramiento como ministro del nuevo Gobierno de  Pedro Sánchez, donde ocupará la de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, un cometido que según explicó el propio ministro tiene las mismas competencias que su actual departamento pero “con más ambición”.

Como novedad, se incorpora el desarrollo de la Agenda Urbana a la cartera de Ábalos siguiendo las recomendaciones de la ONU y la Unión Europea y, según el ministro, el Gobierno centrará su perspectiva de la movilidad como “derecho de la ciudadanía” para “no anteponer la obra a la movilidad”.

Una Casa del Pueblo para reivindicar los valores socialistas

La inauguración oficial de la nueva sede del PSOE en Segovia se transformó en un acto de reivindicación de los valores socialistas y de apoyo a las políticas progresistas que el nuevo Gobierno comenzará a aplicar en los próximos meses frente a los mensajes de “involución” procedentes de los partidos de la derecha, a los que criticaron su postura “imprudente y extremista”.

Así, el secretario regional Luis Tudanca  aseguró que el Partido socialista es “tan necesario hoy como lo fue en sus orígenes”.,  lamentó que 140 años después de su fundación “tenemos que seguir viendo cómo a las casas del pueblo llegan los fascistas a tratar de pararnos, pero ciento cuarenta años después, seguimos aquí y vamos a seguir diciendo que nunca van a pararnos, que nunca van a callarnos.

En el mismo tono, José Luis Ábalos aseguró que la derecha “trata de poner los límites a la democracia diciendo quiénes pueden formar gobierno  y quienes no en un modo que yo no recuerdo en la historia reciente”, y  señaló que hoy “me siento más orgulloso de ser socialista y de ser parlamentario, encajando amenazas y ofensas tanto en público como en privado, porque éstos no nos amedrentan”.

El ministro centró sus críticas en Ciudadanos, partido al que calificó como  “una aventura política”, y señaló que en el PSOE “no reclutamos restos, sino que conformamos cuadros y militancia”.