El ‘Gil de Biedma’ apuesta por ser el premio de referencia en España

El prejurado del galardón dio a conocer este martes el nombre de los diez libros finalistas en una trigésima primera edición que ha recibido un aluvión de candidaturas, con cerca de 1.500 poemarios presentados

El XXXI Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma será fallado el próximo 17 de junio. / EL ADELANTADO
El XXXI Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma será fallado el próximo 17 de junio. / EL ADELANTADO

El temor a que la sombra de la pandemia de Covid-19 y el confinamiento planearan sobre la temática general de los cerca de 1.500 poemarios que han recibido, unas cifras similares a las de años anteriores, conformaban el escenario del XXXI Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma. Cada año, la Diputación provincial de Segovia otorga este galardón, que será fallado el próximo 17 de junio. El prejurado dio a conocer este martes el nombre de los diez libros finalistas, aunque hay cuatro que tienen muchas posibilidades de hacerse con el premio por su alta calidad.

“Tenía cierto recelo a que nos llegasen poemarios del confinamiento, pero con mucha alegría digo que la poesía ha estado por encima de las circunstancias y que el poeta encerrado en su casa ha mirado hacia adentro”, reconocía el coordinador del premio, Gonzalo Santonja. De igual forma, el diputado de Cultura, Juventud y Deportes, José María Bravo, aseguró que este año, dada la actual crisis sanitaria que ha repercutido de forma directa en el mundo de la cultura en general, esperaban “un mayor descenso de participación como ha ocurrido en muchos certámenes literarios”. Por ello, mostró su agradecimiento a todos aquellos escritores que han contribuido a que este siga siendo “uno de los premios de poesía más importantes de España y de todo el habla latina”, sostuvo.

Para Santonja, las obras presentadas “no han sido el diario monótono y ombliguista, sino de reflexión hacia dentro, en la que el poeta se ha encerrado con sus sentimientos, con sus reflexiones, con sus melancolías, con sus nostalgias”. No obstante, afirma que esto se ha visto favorecido por el confinamiento, que “ha incrementado el tiempo de los poetas para reflexionar”.

Una de las características destacadas del Premio Gil de Biedma es que se representa el amor en todas sus manifestaciones humanas y divinas. Además, en esta ocasión hay un buen número de poemarios líricos y reflexivos. “En el interior del ser humano es donde habita la verdad y muchos de los poemarios respiran del interior”, explicó Santonja.

El prejurado, formado por Carlos Cantero, Antonia de Isabel Estrada, Santonja y el nuevo miembro, Demetrio Martín, terminó de perfilar la selección final. Tras ello, Santonja compareció en rueda de prensa junto a Bravo, a Martín y al secretario del premio, Emilio Lázaro, para dar a conocer los títulos de los libros que optarán al reconocimiento literario en su trigésima primera edición.

En palabras del coordinador, los poemarios seleccionados merecen descripciones y calificativos como “muy bien resuelto”, en alusión a ‘Naturaleza muerta’, “un libro de melancolía”, sobre ‘Pulso solar’ o “un libro muy sostenido, un calendario poético”, acerca de ‘La soledad de junio’.

Por su parte, ‘Cuando todos soñábamos con Ornella Muti’ aborda una temática cercana a la casa del progenitor, mientras que ‘Proyecto de interiorismo’ ahonda en la poesía de la experiencia. ‘Carne de pájaro’ habla del amor alumbrado por el deseo y ‘Senderos en el otro bosque’ es un libro abierto a los enigmas.

Todos ellos forman parte también de un listado que se completa con el centroamericano y sobrecogedor ‘Elegía para mis cadáveres’, ‘Los ojos abiertos’ y ‘Japonesas’, sobre el que Gonzalo Santonja señalaba que “hay un proceso en que el amor en dosis va enfermando y sanando a los amantes”.

Así, los autores de estos libros, y los cerca de 1.500 que enviaron su poemario, sueñan con poder recibir uno de los premios más prestigiosos de la poesía en español.

Una edición más, el reconocimiento que otorga la institución provincial, y que conlleva 10.000 euros de premio -a los que hay que sumar un accésit valorado en 3.000 euros-, contará entre sus finalistas con libros de todas las tendencias y llegados de todos los rincones del mundo.