hospital general segovia urgencias coronavirus
Hospital General de Segovia. / NEREA LLORENTE

Los datos acumulados de sábado, domingo y lunes arrojan cifras preocupantes y advierten de lo que está por venir. Todas las variables menos la incidencia remitieron cifras inquietantes, con la mortandad en valores no vistos desde la tercera ola y los ingresos hospitalarios subiendo hasta niveles que ahora sí empiezan a entrar en zona peligrosa.

El peor dato de todos es el relativo a la mortandad. El Hospital General sumó cinco nuevas muertes relacionadas con el covid-19, dos el sábado y tres el lunes, entre pacientes que superaban los 75 años de edad.

Segovia no sumaba más de una víctima diaria desde abril del año pasado. Con estas nuevas muertes, el presente mes ya suma nueve fallecidos con covid confirmado, superando a todos los meses de 2021 menos a enero y febrero, parciales que concentraron una tercera ola que golpeó con contundencia a la provincia.

La escalada de muertes de principios de enero hacía presagiar un aumento de los decesos, pero las cifras recientes superan las previsiones de propios y extraños. Además, es un aviso a navegantes, ya que se abre un periodo donde la mortandad concentrará las defunciones de los que se infectaron en fechas navideñas (la media entre el contagio y la muerte del paciente suele llegar entre los días 20-28), por lo que sería ingenuo creer que los datos se van a quedar donde están.

Quedan momentos duros de una sexta ola que llegó cuando muchos daban por finalizada la pandemia. También conviene recordar las laxas medidas para hacerla frente mientras las cifras de incidencia sobrepasaban todos los registros previos de la serie epidemiológica, una excepción respecto al resto de olas.

La única variable que ofrece ‘buenos’ datos es la relativa a la incidencia. Los datos acumulados revelan 1.012 contagios en esos tres días, una rebaja de los casos importante. Ahora falta saber si estos números son achacables a la contracción típica de los fines de semana o en verdad la provincia afronta un descenso de los positivos.

Esto último parece indicar la evolución semanal, que cayó ligeramente en un 6,38%, rompiendo con siete semanas de ascensos consecutivos. Lo que sí está claro es que la subida exponencial se ha detenido, que no es poco decir.

Malos registros en las cifras hospitalarias que empiezan a entrar en valores abultados.
La mayor parte de las últimas cinco muertes se dieron entre pacientes ingresados en planta, estancia que acumula en estos momentos 40 ingresados con covid confirmado, cinco más que en la anterior actualización.

Más tranquilidad en las unidades de cuidados intensivos, que rebajaron la cifra de pacientes covid en sus instalaciones hasta tres, uno menos. La tasa de ocupación se sitúa en el 32%, con diez de las 31 camas disponibles (16 estructurales y 15 habilitadas) en uso, porcentaje inferior al que presenta la media regional, que está en el 66%.

En cuanto a los brotes activos, la provincia de Segovia acumula en estos momentos 23, siete más que en la anterior actualización, con 153 contagios ligados a ellos.