20211014 articulo uvagile
Equipo de profesores trabajando en el Proyecto de Innovación Docente UVAGILE. / JOSÉ MANUEL ÁLVAREZ MARTÍNEZ

Logo UVA Campus Maria Zambrano 1El desarrollo de software es una tarea de gran complejidad que demanda un enfoque sistemático y riguroso, que garantice tanto la calidad del producto final como la de las diferentes etapas por las que transcurre su ciclo de vida. En estas etapas participan profesionales informáticos de diferentes perfiles, pero también expertos de negocio, o los propios usuarios finales.

En sus primeros tiempos, la industria del software heredó los modelos utilizados en las ingenierías tradicionales, que pronto se mostraron incapaces de abordar las características particulares de un producto, como el software, que tiene que adaptarse con rapidez a las necesidades cambiantes de nuestra sociedad. En el año 2001, diecisiete expertos en la materia se reunieron para abordar la “crisis del software” y como resultado firmaron el Manifiesto Ágil, que durante los últimos 20 años ha guiado la propuesta y consolidación de nuevos marcos de trabajo para la construcción de software, como Scrum, Kanban o eXtreme Programming, entre otros.

El éxito de estas propuestas radica en fortalecer la interacción entre los participantes en los proyectos y en entregar frecuentemente versiones (parcialmente) funcionales del producto, que le permitan al usuario comenzar a utilizarlo desde fases iniciales del proyecto y, con ello, adaptarlo mejor a sus necesidades, en base a su propia experiencia. Esto fomenta también la colaboración con el cliente más allá de las relaciones contractuales, y facilita que los equipos de desarrollo sean más flexibles y tengan una mejor capacidad de respuesta ante los cambios.

El éxito de estos marcos de trabajo ha trascendido a la industria del software y, actualmente, se están implantando en organizaciones de diferentes sectores y de diferente naturaleza, pero que comparten el objetivo de llevar a cabo una transformación digital efectiva. Siendo así, ¿por qué estos marcos de trabajo no pueden utilizarse también para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje que se dan en el aula universitaria?

Hace ya casi 4 años que nos hicimos esa pregunta en el ámbito de la Escuela de Ingeniería Informática de Segovia, y de su respuesta nació UVAGILE. Esta metodología nos ha permitido abordar los procesos de enseñanza-aprendizaje como si fuesen proyectos de desarrollo, aunque en nuestro caso el producto final es el aprendizaje del alumnado. UVAGILE divide las asignaturas en sprints de aprendizaje de unas pocas semanas, planifica los objetivos que se van a abordar en este tiempo y diseña las actividades formativas necesarias para conseguirlos, tratando de balancear el uso de métodos tradicionales (como las sesiones magistrales) y de otros más innovadores (como el aprendizaje basado en proyectos, la gamificación o el aula invertida). La interacción entre los alumnos y con el profesorado es continua durante el sprint. Los procedimientos de evaluación en UVAGILE también están inspirados en los marcos de trabajo ágiles, por lo que adquieren una naturaleza eminentemente formativa, destinada a retroalimentar al estudiante en su proceso de aprendizaje. Finalmente, UVAGILE implanta en el aula un entorno de aprendizaje virtual, inspirado en el que utilizan los equipos ágiles, lo que favorece la comunicación o la colaboración de los alumnos, entre otras competencias.

Más de 200 estudiantes han pasado ya por un aula ágil, consolidando una metodología que les motiva a adquirir dinámicas (de aprendizaje) comparables a las que se encontrarán en el mercado laboral, con ritmos de trabajo sostenidos en el tiempo y con los objetivos de aprendizaje claramente establecidos. Esto se ha materializado en una mejora del rendimiento académico en las asignaturas que han optado por UVAGILE y en una mayor satisfacción del estudiantado con su aprendizaje.

La experiencia con UVAGILE ha sido premiada recientemente por la Sociedad de Ingeniería de Software y Tecnologías de Desarrollo de Software (SISTEDES), en el ámbito de las Jornadas sobre la Enseñanza Universitaria de la Informática (JENUI), donde nuestro trabajo “Agilizando el aprendizaje de Bases de Datos” ha sido reconocido como el mejor artículo en el ámbito de SISTEDES, lo que nos anima a seguir trabajando por mejorar UVAGILE y facilitar la implantación de aulas ágiles más allá de nuestro Centro, donde han llegado para quedarse.

Esta metodología ha permitido abordar los procesos de enseñanza-aprendizaje como si fuesen proyectos de desarrollo, aunque en este caso el producto final es el aprendizaje del alumnado. UVAGILE divide las asignaturas en sprints de aprendizaje de unas pocas semanas, planifica los objetivos que se van a abordar en este tiempo y diseña las actividades formativas necesarias para conseguirlos, tratando de balancear el uso de métodos tradicionales, como las sesiones magistrales, y de otros más innovadores, como el aprendizaje basado en proyectos, la gamificación o el aula invertida.