Museo Esteban Vicente Expo Borondo Hereditas KAM7963
Borondo ha creado una compleja intervención en el museo. /KAMARERO

El museo es un espectáculo”, aseguraba emocionada la directora del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, Ana Doldán, en la presentación de ‘Hereditas’, una exposición inmersiva de Gonzalo Borondo (Valladolid, 1989), artista afincado en Segovia, que muestra por primera vez su trabajo en un museo, acostumbrado a exhibir su arte en espacios abiertos. “Es el proyecto más arriesgado que hemos hecho nunca”, continuaba la también conservadora, recordando que fue hace un año cuando convocó a Gonzalo Borondo para que participara en el proyecto ‘Semillero de Arte’, dedicado al talento incipiente de la provincia e impulsado por la Diputación Provincial.

A través de lenguajes y soportes muy diferentes como instalaciones, pintura, proyecciones, animaciones, ilusiones ópticas, efectos sonoros o haciendo uso de la tecnología digital, Borondo, que para ‘Hereditas’ no ha perdido la oportunidad de recuperar piezas del pasado como esculturas, columnas, trozos de yeserías u hornacinas que a veces son mostrados tal y como fueron concebidos y en otras ocasiones recreadas en clave contemporánea, rinde al mismo tiempo homenaje al patrimonio natural. Dividiendo la muestra en los capítulos Herba, Petra, Carnis y Eter, el artista alude con su obra al reino vegetal, al mineral, al animal y al ámbito de lo inmaterial, respectivamente.

El propio artista, que estuvo acompañado también en la presentación por el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, y el comisario de la exposición, José María Parreño, agradeció la oportunidad “para crear algo tan inusual con la ocupación de un espacio durante dos meses”. Gonzalo Borondo manifestó que no sabía cómo definir su obra, que no tiene precedentes, añadiendo que es “una reflexión sobre el tiempo, es mi discurso”. “Se trata de hacer arte transformando espacios y generando lugares que dejen poso en la memoria”. Ese discurso del que habla Borondo es entre la conservación y el progreso. “Como buena mala hierba que soy, me he ido expandiendo por todo el edificio, hablando de cómo relacionarnos con nuestro pasado, conciliarnos con el mismo”, explicó Borondo. Un concepto que partió de la idea “de entender, como en otros trabajos, la historia del lugar, su función, todo lo que engloba el espacio y deriva en la idea de reflexionar sobre el patrimonio, la herencia y el pasado, y ese pasado entendido como los hechos y sucesos que componen una ciudad que acaba siendo lo que es contra lo que no pudo ser”.

Museo Esteban Vicente Expo Borondo Hereditas KAM8004
Un momento de la visita a la exposición, en una de las salas del Museo Esteban Vicente. / KAMARERO

“Extraordinario”

El comisario de la muestra, José María Parreño, calificó de “extraordinario” lo que se puede ver en el ‘Esteban Vicente’ hasta septiembre, “en lo raro, inusual y excelente”. “Será una visita comparable a ver una buena película, leer un buen libro, una experiencia inmersiva que nos atrapa”. En su opinión, se trata de una de las exposiciones más “cautivadoras” que han pasado por el Museo Esteban Vicente. “Una compleja intervención en el espacio del museo que tiene como propósito cuestionar el pasado desde los presupuestos del presentes y, en concreto, poner en valor la naturaleza del museo como lugar en el que preservar nuestro patrimonio para las generaciones venideras y mostrar la maravillosa capacidad del arte de devolver a la vida objetos que perdieron su función original”.

El presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, agradeció a Borondo haberse mostrado “dispuesto a experimentar, interactuar y a dialogar con este lugar, dejando por primera vez a tu inspiración encerrada en un museo”. El presidente invitó a todos los segovianos a visitar el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, para disfrutar, que es uno de los objetivos del artista, y entrar con la mente y el alma abiertas a la “fiesta del arte y de la vida”.

‘Hereditas’ propondrá hasta el próximo 26 de septiembre un viaje inmersivo y gratuito a quienes la visiten en horario de martes a viernes, de 11 a 14 y de 16 a 19 horas, hasta el 30 de junio, y de 11 a 14 y de 17 a 20 horas, del 1 de julio al 26 de septiembre; de 11 a 20 horas los sábados, y de 11 a 15 horas los domingos y festivos.