Rafael Ruiz, durante su charla con los estudiantes en el instituto segoviano. / el adelantado
Publicidad

Desde hace siglos y hasta la actualidad el arte del esgrafiado se ha extendido por todo el mundo, con muestras en los cinco continentes de esta técnica de embellecimiento arquitectónico, de la que Segovia es un importante ejemplo. El IES Andrés Laguna de Segovia acoge unas jornadas sobre esgrafiado, en las que ha participado el doctor en Historia del Arte y académico de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, Rafael Ruiz Alonso, experto en esta técnica, con varios libros publicados, el último, ‘Esgrafiado, materiales y técnicas”. Los estudiantes escucharon con mucha atención y curiosidad a Rafael Ruiz, quien centró su charla en los múltiples significados del esgrafiado, con ejemplos por todo el mundo. “He querido mostrar otra forma de entender el esgrafiado, un vehículo comunicador, que cuenta historias, las que el propietario del edificio en el que aparecen haya querido”, explicó Rafael Ruiz, que manifestó que el esgrafiado “puede reflejar supersticiones, como en el mundo islámico, con la mano de Fátima, por ejemplo, o un símbolo de protección, como la figura de Hércules luchando con un león, de la época renacentista, que fue recogida por la Europa cristiana como símbolo de gloria eterna”.

Otras utilizaciones del esgrafiado son, la comercial, una costumbre muy habitual en el centro de Europa, y también política. En este sentido, Rafael Ruiz comentó que hay ejemplos de esgrafiado en regímenes como, el de la antigua Unión Soviética; la dictadura franquista, con el símbolo del yugo y las flechas, por ejemplo, en edificios como el Policlínico de Segovia, o en el régimen de los nazis en Alemania. Sobre estos últimos, el experto puso como ejemplo la existencia de un mural “que se conserva delante de un silo de las fuerzas policiales alemanas de entonces, en el que se ve a unos campesinos, recolectando y segando, aparentemente alegres, pero si te fijas, es perverso, porque todos esos campesinos son rubios, lo que simboliza la utopía de la raza aria de los nazis”.

También hay esgrafiados conmemorativos. En este caso, el doctor en Historia del Arte puso el ejemplo de la columna Astoria, en Oregón (Estados Unidos), “que imita la columna de Trajano en Roma, en la que se cuenta la historia del país norteamericano”. Y Rafael Ruiz se refirió también al esgrafiado segoviano, tan característico de esta provincia, y contó a los estudiantes del ‘Andrés Laguna’ otra curiosidad, sobre el Alcázar, que en una imagen antigua del siglo XV ya aparecía ornamentado con el esgrafiado de círculos. “Lo curioso es que muchos castillos de la provincia, como el de Pedraza o Coca, o de otras partes del país, como el de Villena (Alicante), también estaban decorados con círculos, que reflejaban su adhesión al rey”.

Historias curiosas del esgrafiado, que entusiasmaron a los estudiantes del ‘Andrés Laguna’.