9 1nerea clara luquero
La alcaldesa expuso de forma extensa las realizaciones del equipo de Gobierno durante el pasado año. / NEREA LLORENTE

Además de dar título a uno de los libros más conocidos del escritor, cineasta y filósofo chileno Alejandro Jodorowsky, se atribuye a la filosofía oriental el proverbio que asegura que “cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo”. En el debate sobre el estado de la ciudad que ayer mantuvieron los grupos políticos representados en el consistorio hubo muchas miradas a la luna y otras tantas al dedo que la señala conforme al proverbio, lo que hizo que el afán constructivo que se presupone en esta iniciativa con la que el Ayuntamiento pretende poner sobre la mesa el presente y el futuro de su acción política quedara diluido para constatar las diferencias insalvables entre el equipo de Gobierno y la oposición de Partido Popular y Ciudadanos.

Casi tres horas de sesión, de las que la alcaldesa Clara Luquero acaparó cerca del 50 por ciento del tiempo, fueron más que suficientes para que los grupos municipales pusieran en solfa en el salón de plenos –ampliado telemáticamente con la presencia de ediles que siguieron el debate desde sus domicilios- sus posiciones políticas sobre el trabajo realizado en el último año, marcado como es obvio por las dificultades económicas y sociales derivadas de la pandemia.

Luquero abrió el debate con una extensa intervención que alcanzó los 80 minutos en la que bajo la premisa: ‘si quieren debate, debatamos’ con la que inició su discurso, llevó a cabo una pormenorizada relación de las actividades realizadas por cada una de las concejalías en los últimos doce meses, y subrayó que 2020 ha sido un año “especialmente difícil” que si bien comenzaba con la ilusión de poner en marcha proyectos como el PEAHIS o el Plan Estratégico espoleados por “el rostro más amable” de las buenas cifras sociales y económicas registradas en la ciudad, se truncaba con la irrupción de la crisis sanitaria del Covid-19.

Desde entonces, el esfuerzo municipal se centró, tal y como aseguró la alcaldesa, en habilitar recursos sociales y económicos para paliar los efectos de la pandemia, así como apoyar a los sectores más afectados por la aplicación de las medidas sanitarias. Así, enumeró todas y cada una de las medidas adoptadas en los últimos 12 meses , orientadas en “atender a quienes más lo necesitaban, intentando no dejar a nadie atrás y adaptando la maquinaria municipal a la nueva realidad”.

Tras relatar los distintos logros y programas desarrollados por las concejalías, la alcaldesa dedicó un buen apartado de su discurso a reiterar su postura sobre la polémica de la Base Logística del Ejército de Tierra y la posible pérdida de la Base Mixta en Segovia, para explicar las reuniones mantenidas desde 2017 sobre este asunto, así como las iniciativas institucionales y parlamentarias en defensa de la Base Mixta. Además, puso el acento en que en la actual legislatura “no se ha presentado ninguna iniciativa parlamentaria referida al PCMASA ni en el Congreso ni en el Senado”, y se refirió directamente al diputado del PP Jesús Postigo y al senador y portavoz municipal Pablo Pérez, al que acusó este último de “incumplir su obligación como senador de defender esta tierra”.

Oposición

La intervención de Luquero dio paso a la de los grupos políticos, que aprovecharon el tiempo tasado por la alcaldesa para incluir en el debate sus posiciones políticas. Desde la oposición, PP y Ciudadanos se afanaron en poner de relieve el estado de una ciudad “desmoralizada, sin rumbo y sin nadie al timón” como aseguraba la portavoz liberal Noemí Otero y de un equipo de Gobierno “que confunde lo urgente con lo importante”, en palabras del edil Pablo Pérez.

Con una puesta en escena basada en recortes de informaciones de la prensa local, Otero expuso algunos de los asuntos más polémicos de la gestión del equipo de Gobierno, con el edificio CIDE, la ORA o EVISEGO como ejemplos de una “pésima gestión”. Además, acusó a la alcaldesa de “mentir” sobre la aprobación de la ordenanza de protección del Acueducto, y lamentó que en este tiempo no haya mostrado “capacidad de liderazgo” en asuntos como la Base Mixta, obviando la colaboración de todos los grupos políticos en este proyecto común.

“Usted lleva viviendo de las rentas de su predecesor –aseguró Otero- y seguramente pasará a la historia como la alcaldesa que cerró la Base Mixta, por lo que pido que no haga más daño a esta ciudad y se marche”.

Desde el Partido Popular, Pablo Pérez puso el acento en la desconexión que existe entre las necesidades de la ciudad y la acción del equipo de Gobierno, al que acusó de actuar “alejado de la realidad en el marco de una crisis institucional y social muy grave”. El portavoz popular concretó esta acusación en las en su opinión escasas ayudas habilitadas para los colectivos más afectados por la pandemia, y señaló que la alcaldesa “confunde lo urgente con lo importante, lo que acrecienta el distanciamiento social de los ciudadanos con un equipo de Gobierno que se apoya en las fotos y el marketing para centrar sus acciones y que deja atrás a colectivos que están sufriendo las consecuencias de la crisis”.

También en la oposición, pero consciente de su posición de apoyo crítico al equipo de Gobierno, Guillermo San Juan (Podemos-Equo) quiso mirar al futuro y aprovechó su intervención para lanzar el reto de conseguir “reinventar Segovia” aprovechando las oportunidades que se abren con los fondos de construcción europea, así como abriendo cauces para el rescate social de los colectivos más golpeados por la crisis y la reactivación económica a corto y medio plazo.

PSOE e IU centraron sus intervenciones en subrayar los logros citados por Luquero en su discurso inicial. Así, el concejal Ángel Galindo puso el acento en el esfuerzo realizado para poner a los barrios en el centro de las inversiones durante este tiempo, y el portavoz socialista Jesús García Zamora alabó la “estabilidad institucional” de este periodo que ha permitido sacar adelante dos presupuestos municipales, así como llegar a acuerdos importantes para atender “las soluciones del presente en un escenario cambiante”.

La alcaldesa cerró el debate en un inusual tono bronco dirigido a PP y Ciudadanos, y aprovechó su intervención para reprender a sus portavoces por emplear “la política del show alejada de la ética”, y precisó que bajo esta premisa “es muy difícil que yo me entienda con ustedes, por su falta de planteamientos éticos y de seriedad”.