Inicio del curso en el IES Mariano Quintanilla, que acoge también alumnos de Bachillerato de la Casa de los Picos. / Nerea Llorente
Publicidad

El cambio de criterio “tardío” sobre la distancia interpersonal de 1,5 metros que deben guardar los alumnos en el aula, malogró en buena parte los planes que los centros educativos de la provincia habían elaborado y cerrado a 31 de julio. Esa ha sido una de las causas que ha originado, todavía durante los últimos días, situaciones anómalas, en ocasiones casi esperpénticas, especialmente en Secundaria y en Formación Profesional.

Por poner algunos ejemplos, alumnos y padres del IES María Moliner de la capital segoviana denunciaron a principios de la semana pasada que el curso en ciclos formativos de grado medio y superior había comenzado con más alumnos por aula que los permitidos por protocolo Covid, de manera que en un grado de Sistemas Microinformáticos y Redes el número de matriculados ascendía a 18 cuando el aula solo permite 16 personas para mantener la distancia de seguridad. De esta manera en los primeros días dos alumnos tuvieron que ausentarse; “el último que llega se queda sin sitio”, llegaron a afirmar los afectados. Finalmente este aula se desdobló.

En el ciclo superior de Desarrollo de Aplicaciones Web, en el mismo centro, los matriculados ascienden a 22, por lo que desde el inicio se desdobló el aula pero con una docente que el primer día “iba alternándose cada diez o quince minutos entre unos y otros”, según declararon algunos alumnos.

El director provincial de Educación, Diego del Pozo, ha explicado a El Adelantado que en la reunión que se produjo el 27 de agosto, a pocos días del inicio del curso, entre el Ministerio de Educación y las autoridades educativas de las Comunidades Autónomas fue cuando se produjeron dos cambios de criterios respecto a la posición mantenida hasta entonces, el uso obligatorio de la mascarilla salvo en los grupos estables de convivencia y la citada distancia de 1,5 metros entre alumnos dentro del aula.

Teniendo en cuenta que la normativa se publicó ya en el mes de septiembre, los centros tuvieron que reestructurar su planificación “en tiempo récord”, según Del Pozo y los problemas se generaron sobre todo en los institutos con más alumnado de la capital y, desde la semana pasada en FP, donde además la matrícula en algunos ciclos estuvo abierta hasta el día 22 de septiembre, hace hoy una semana.

Desde el ámbito sindical, la Asociación Nacional de Profesores Estatales (ANPE) ya señaló tras esa que la reunión entre el Ministerio y las consejerías que no debería haberse celebrado a solo una semana del inicio del curso, “ya que perjudica seriamente a la capacidad organizativa de los centros, a los docentes y a las familias”.

El director provincial reconoce que ha habido que desdoblar varias aulas de alumnos de ciclos de Formación Profesional, en conjunto siete grupos en el IES La Albuera, 4 en el Ezequiel González y otros cuatro en el María Moliner.

Eso ha motivado que algunos matriculados en horario de mañana hayan pasado al horario de tarde, con el consiguiente perjuicio para la conciliación familiar.

Esta situación se repite entre los alumnos de 1º de Bachillerato Artístico de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Casa de los Picos, que se han movilizado en protesta por la decisión de la Junta de trasladarles al IES Mariano Quintanilla en horario de tarde.

Del Pozo entiende que estén molestos los que se habían matriculado para clases de mañana pero recuerda que se trata de un centro ubicado en un palacio del siglo XV, con muchas limitaciones de espacio. Entre las soluciones que la comunidad educativa plantea se encuentra utilizar la Casa de la Lectura o el Palacio de Quintanar, que están en obras, o la antigua Escuela de Magisterio, que se descartó porque se pensó en este edificio para ubicar un centro Covid, aunque finalmente no será así. En cualquier caso, el responsable de Educación en Segovia destaca que en todos los casos se procura garantizar la salud de alumnos y profesores, prioritario en este momento.

Colegio Claret

Con ese mismo argumento, más de 400 padres y madres del colegio Claret, concertado, han pedido a la dirección del centro, al Consejo Escolar del mismo y a la Dirección Provincial de Educación que se implante la jornada continua como medida urgente y excepcional durante la pandemia para reducir el riesgo de incrementar el número de contagios, que supone que los niños entren y salgan del colegio cuatro veces diarias.

Profesorado

Por otro lado, Del Pozo reconoce dificultades en la contratación de profesores para las aulas desdobladas, especialmente en algunos ciclos de Formación Profesional donde se requiere un perfil muy especializado.

Por su parte, el sindicato ASPES (Asociación de Profesores) ha denunciado en Segovia “la falta de interinos disponibles para ocupar las sustituciones que la Consejería está ofertando” en centros de Secundaria y llama la atención sobre la ausencia en las bolsas de trabajo de hasta 65 profesores en asignaturas como Matemáticas, Tecnología o Mecanizado y Mantenimiento de Máquinas, entre otras.

Ocho aulas en cuarentena

La Dirección Provincial de Educación confirmó ayer al mediodía un total de ocho aulas en cuarentena en la provincia de Segovia, todas ellas en centros públicos de Infantil y Primaria. Se trata de una en Coca, otra en Navas de Oro, tres en Cantalejo, una en Cuéllar (Colegio La Villa), una en Carbonero el Mayor y ayer mismo se declaró otra en Palazuelos de Eresma.

Volvieron a la normalidad otras cuatro aulas una vez superado el periodo de cuarentena sin nuevos positivos, dos en el CEIP de Sepúlveda, una en La Granja de San Ildefonso y otra en Riaza.

La Consejería de Educación, por su parte, comunicaba ayer la cuarentena del aula del Colegio La Villa de Cuéllar y todavía no la del colegio de Palazuelos.

Los protocolos recomiendan poner en cuarentena a toda la clase cuando se trata de grupos de convivencia estable y se produce un positivo entre el alumnado. Los equipos Covid-colegios realizan pruebas PCR a sus compañeros, así como a los docentes que hayan mantenido contacto con las aulas. La Junta recuerda a los padres que estén pendientes de resultados de PCR, que no los lleven a su centro educativo hasta que no termine la cuarentena.