Hospital General Ambulancia Coronavirus KAM0740
El ritmo de ingresos por Covid en el Complejo Asistencial empieza a mostrar indicios de descenso pero en el último mes ha alcanzado a la población joven. / KAMARERO

El Covid-19 no respeta edad ni estado físico. Está llevando a personas jóvenes y sin patologías previas a ingresar en el hospital y, peor aún, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde muchos pacientes libran duras batallas que duran más de un mes.

Sirva como ejemplo el hecho de que este mismo viernes una adolescente de 16 años y un joven de 20 años permanecían ingresados en la cuarta planta dedicada a pacientes con coronavirus, y otro joven de 38 años en la UCI. De los 25 pacientes que ese día estaban en planta —ayer se bajó a 23 pacientes—, once tienen menos de sesenta años y cinco menos de 50.

La edad media en los pacientes de la UCI sigue bajando y ya se sitúa en los 56 años. “La mayoría está entre los 50 y los 60 años pero estamos teniendo pacientes por debajo de los 40”, explica el gerente de Asistencia Sanitaria de Segovia, Jorge Elízaga. Añade un matiz muy importante: “tenemos mucha gente en la UCI sin patologías previas”. Así rompe la idea, que entre los ciudadanos se transmite con frecuencia, de que quienes van a la unidad de vigilancia intensiva es porque antes de coger el Covid ya tenían otras enfermedades y se les ha complicado su estado. “No, muchas son personas sanas que hacían vida normal”, replica el gerente. La única variable que los equipos de Medicina Intensiva han apreciado como factor común es que los pacientes con más peso, o  incluso sobrepeso, tienen más complicaciones.

Los datos recogidos en el hospital segoviano borran cualquier espejismo de impunidad que pueda hacer creer a los  jóvenes que están libres del castigo de la pandemia y ponen en alerta a la población general de la provincia de Segovia. Las autoridades y los profesionales sanitarios sostienen que no es momento de relajación ni confianza. La pandemia sigue causando estragos y mostrando unos indicadores de incidencia, que si bien empiezan a bajar, siguen presentando niveles de máximo riesgo.

La amenaza sigue. “Uno de cada cien casos diagnosticados en Atención Primaria acaba en la UCI”, dice el doctor Elízaga. De momento y hasta que se estudie con distancia los movimientos de esta cuarta ola, los efectos de virus siguen haciendo que el 10 por ciento de los positivos detectados ingresen en el hospital y de cada diez de estos,  uno vaya a la UCI. Así, los responsables del hospital ven los movimientos que se avecinan para sus instalaciones. “Si un día se declaran 40 casos, lo normal es que una semana después tengamos cuatro ingresos en el hospital” pone como ejemplo el gerente sanitario.

Tiempo de estancia

El tiempo medio de estancia en las Unidades de Cuidados Intensivos Covid se sitúa entre 25 y 30 días, “pero hay muchos pacientes que están dos meses”, apunta el doctor Elízaga. De hecho, las UCI segovianas han llegado a la última semana de abril con pacientes que llevan atendiendo desde enero y febrero.

El equipo directivo de la Gerencia realizará un estudio cuando se dé por superada la cuarta ola de la pandemia para analizar las características que ha presentado porque  su “impresión” es que en este proceso afrontado en marzo y abril, el tiempo de permanencia en los puestos críticos se ha prolongado con respecto a embates anteriores.

Un año, enfundados

El gerente de Asistencia Sanitaria quiere que los segovianos recuerden y valoren que los profesionales que se dedican a atender a los pacientes críticos,— fundamentalmente Medicina Intensiva y Reanimación y las enfermeras de toda esa área — llevan más de un año afrontando un trabajo “durísimo”.  Pasan cada jornada, y una detrás de otra, ocho horas “enfundados”, metidos en los buzos  (EPIS),  junto a pacientes cuya evolución de un día para otro es mínima y haciendo frente a la desesperanza que esto produce a las familias y a ellos también alcanza.  

“Nos preocupa que dentro de una semana decaiga el estado de alarma y haya un aumento importante de la movilidad cuando todavía no hemos llegado a unas cifras bajas de incidencia, y eso pueda provocar nuevos repuntes”

Preocupación ante el fin del estado de alarma

Jorge Elizaga
Jorge Elizaga

El equipo directivo de la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia muestra su temor ante la posible reactivación de los casos de coronavirus una vez que se ponga fin al estado de alarma, justo cuanto está empezando a amainar la cuarta ola. “Nos preocupa— dice el gerente— que  dentro de una semana decaiga el estado de alarma y haya un aumento importante de la movilidad cuando todavía no hemos llegado a unas cifras bajas de incidencia, y eso pueda provocar nuevos repuntes”. “Nos preocupa muchísimo” recalca Jorge Elízaga.

El responsable de la Gerencia evita pronunciarse sobre la necesidad de prorrogar el estado de alarma o de levantarlo, pero se declara partidario de mantener “determinadas restricciones”  aunque “no sé cómo se puede hacer porque es un tema jurídico”, comenta.