Todas las mujeres premiadas, en el escenario del Teatro Juan Bravo, junto a las autoridades locales y provinciales. / kamarero
Publicidad

 Lucha, esfuerzo, dedicación y trabajo han sido algunas de las palabras que más se han repetido hoy en el día grande de la Federación Nacional de la Mujer Rural (Femur), que congregó en Segovia a unas 500 mujeres, el corazón de la España Vaciada. Las protagonistas de la jornada han sido las las galardonadas con los Premios Nacionales ‘Mujer 2019’, que recibieron sus reconocimientos con todo el “cariño y alma” de las mujeres rurales, pero cada una de ellas trasladó su agradecimiento y admiración a las presentes en la ceremonia celebrada en el Teatro Juan Bravo de Segovia, que son las verdaderas heroínas de su casa, de sus familias y de sus pueblos, en definitiva, heroínas de un medio rural, en comunidades como Castilla y León, eminentemente rural.

La presidenta de Femur, Juana Borrego, agradeció también la presencia de las galardonadas, “mujeres que admiramos y son un ejemplo para las mujeres rurales”, de diferentes ámbitos, como el del periodismo, la televisión, la canción o la ganadería. “Queremos que las mujeres rurales sepan que pueden existir esos ideales y que ellas mismas pueden hacerlo”, afirmó. El objetivo de estos premios es acercar otros ámbitos laborales al mundo rural. Como dijo Juana Borrego, “con estos premios, las mujeres rurales pueden conocer el trabajo que otras realizan en las ciudades y así convivan la ciudad y el campo”.

En esta ocasión, las galardonadas fueron: la directora Abril Zamora y las actrices Malena Alterio y Mamen García, por su brillante trabajo en la serie de televisión ‘Señoras del (h) Ampa; la cantante Rosana, por llenar la vida de canciones hermosas y acompañar con su voz momentos inolvidables de millones de personas de todo el mundo; la periodista Ana Pastor, por su profesionalidad y dedicación al mundo de la comunicación, y la ganadera cántabra Teresa Callejo, por su buen hacer y profesionalidad innovadora en el mundo de la ganadería. Las premiadas fueron pasando por el escenario del Teatro Juan Bravo, entre aplausos de las centenares de mujeres allí presentes, en una gala que fue presentada por la periodista Consuelo Berlanga y animada con las canciones de la artista canaria Rosana, que quiso compensar la espera de las mujeres a su llegada, con lo que mejor sabe hacer, cantar.

Femur aprovechó también el Día de la Mujer Rural para lanzar sus reivindicaciones de apoyo al sector rural. Así, entre las propuestas de la Federación, destaca el fortalecimiento de los recursos de los territorios rurales, defendiendo en Europa una política urgente financiada para apoyar a las mujeres, los jóvenes y las mujeres rurales. Asimismo, reclaman el compromiso de los ayuntamientos para realizar proyectos fiables para la población de empleo.

Las mujeres rurales piden además que se acerquen los servicios administrativos, abriendo oficinas en los municipios; hacer obligatorias las prácticas de médicos en zonas rurales; mejorar la situación de las personas mayores con servicios, “pensando en la sociedad, enfermedad y servicios”; garantizar guarderías y clasificar el colegio con criterios funcionales, “sin cambiar los profesores cada año como se hace ahora”, y “crear beneficios para los jóvenes de 16 años acercando la Formación Profesional”.

Otras propuestas de Femur son: dar a conocer la cultura de los pueblos con proyectos itinerantes; dar prioridad en los proyectos a las federaciones nacionales de mujeres rurales, que residan sus sedes en el medio rural; crear puestos de trabajo voluntarios, para ayudar a las personas con mayores necesidades; reforzar, mejorar ó rehabilitar las viviendas con subvenciones y préstamos al 0%; dar exenciones de impuestos a los municipios menores de 3.000 habitantes para apoyar a empresas y comercios; apoyar proyectos de transportes para personas mayores; facilitar con subvenciones a los jóvenes para sacar el carné de conducir; hacer efectivo el derecho de las nuevas tecnologías con velocidad suficiente, garantizando el mismo precio, y una política y fiscalidad distintas para el mundo rural.

Las mujeres rurales, que estuvieron acompañadas por autoridades provinciales y locales, concluyeron la jornada festiva y reivindicativa con un almuerzo de hermandad.