05 01 web 1
El presidente de la Junta participó en la reunión del Consejo Rector de Urcacyl en la sede de Avigase. / EL ADELANTADO

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, confió en que el apoyo de la Junta al cooperativismo permita aumentar su profesionalización y “ganar dimensión” al sector, con el objetivo de pasar de 2.900 a 3.500 millones de facturación anual. Fernández Mañueco situó al cooperativismo agroalimentario como “eje central” de un sector estratégico para la Comunidad, como es el primario, y recalcó su compromiso para que sean “cada vez más fuertes, ya que son motor de desarrollo rural y de lucha contra la despoblación”.

En este sentido, trasladó al Consejo Rector de Urcacyl algunas de las nuevas líneas de ayuda, a las que se suman otras ya convocadas. Entre ellas, citó la dirigida a la mejora profesional, con incentivos de hasta 5.000 euros al asociacionismo de jóvenes y mujeres titulares de explotaciones; también otra encaminada al lanzamiento de nuevos productos o servicios o para entrar en nuevos mercados, con hasta 2.000 euros; y una tercera que supone un incremento en la partida económica para favorecer los acuerdos interoperativos entre las distintas cooperativas, que pasa de 15.000 a 25.000 euros.

Acompañado por el presidente de Avigase, Luis Fernando Palomo, quien ejerció de anfitrión, y por el presidente de Urcacyl, Fernando Antúnez, el jefe del Ejecutivo autonómico destacó que modernizar las cooperativas agroalimentarias, dimensionarlas y profesionalizarlas “es esencial para el futuro de Castilla y León, para generar empleo y actividad económica en el mundo rural”; y reiteró que su “firme compromiso” con el desarrollo rural y con los servicios públicos en los pueblos, entre los que reseñó la sanidad, educación y servicios sociales, pero también el transporte, a través del bono rural gratuito a la demanda, la extensión de la banda ancha, las medidas en vivienda o la conciliación para las familias.

Por su parte, el presidente de Urcacyl, Fernando Antúnez, trasladó a Mañueco la “situación” del cooperativismo de la Comunidad, que aúna a 48.000 socios en sus 130 entidades, de los que un 18,6 por ciento son mujeres y uno de cada diez, jóvenes; mientras que da empleo directo a 3.193 trabajadores, un 22 por ciento mujeres. “Entre las empresas que más facturan en cada provincia siempre hay una cooperativa; y en el top 10 nacional hay cuatro de Castilla y León. Tenemos un sistema cooperativo que si no existiera habría que inventarlo”, defendió.