Ayuntamiento Trabajadores Jardines Unidad Especial KAM7855
Trabajadores de la Unidad Especial SLU, que operan en la actualidad en el valle del Eresma. / Kamarero

El periodo de vigencia del contrato de mantenimiento del valle del Eresma está a punto de vencer, incluyendo los dos años de prórroga que incluye. Lo hará, según el concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo, el próximo mes de febrero y todavía no se ha iniciado el procedimiento abierto para licitar el nuevo contrato.

El Ayuntamiento de Segovia inició en agosto de 2017 el procedimiento para contratar los servicios de mantenimiento, conservación y mejora de áreas naturales, zonas verdes y espacios abiertos del valle del Eresma, incluyendo las alamedas de San Marcos y de la Fuencisla. La adjudicación por parte de la Junta de Gobierno Local se demoró hasta finales del mes de noviembre y el contrato no entró en vigor hasta febrero, según las declaraciones del edil de IU.

Galindo ha sostenido desde el pasado mes de octubre que la Concejalía de Medio Ambiente tiene finalizado el pliego y este ha pasado al servicio municipal de Contratación que tiene que dar su visto bueno antes de iniciarse el procedimiento, algo que confía se pueda producir próximamente.

El Ayuntamiento procedió en 2021 a la adjudicación de otros dos contratos para mantenimiento de espacios naturales de la ciudad, el de zonas verdes y arbolado de alineación, que ha entrado en vigor este mismo mes y el del valle del Clamores y Pinarillo, que lo hizo a finales de año.

Hay que destacar que la Concejalía parte en el mantenimiento de los valles de la ciudad de una experiencia positiva sobre inserción laboral con el empleo por las adjudicatarias de trabajadores con discapacidad.

Actualmente, 13 de los 18 empleados que trabajan en el cuidado del valle del Eresma, son personas con alguna discapacidad.

El procedimiento para contratar el servicio en el valle del Clamores y Pinarillo introdujo una modificación respecto a los anteriores, en base a la disposición adicional cuarta de la actual Ley de Contratos del Sector Público (LCSP), que permite reservar determinados contratos públicos o parte de ellos a centros especiales de empleo de iniciativa social y a empresas de inserción reguladas, respectivamente, en el texto refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad. La intención del gobierno municipal es extender esta condición al próximo contrato de mantenimiento del valle del Eresma.