El Ayuntamiento ha adjudicado algunos contratos menores para mejoras en el entorno del edificio. / Kamarero

El lío del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (CIDE) de Segovia, el único edificio construido del ambicioso proyecto del Círculo de las Artes y la Tecnología de Segovia (CAT), tiene todavía recorrido en los próximos meses. El primer paso, como era previsible, será que el Consejo Consultivo de Castilla y León dictamine sobre la resolución del contrato de ejecución de las obras de finalización del CIDE en los términos acordados por el Consistorio segoviano.

El concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Jesús García Zamora, informó este viernes a El Adelantado que en los próximos días se elevará la consulta al citado Consejo Consultivo, tal y como acordó la Junta de Gobierno Local en diciembre en el caso de que la empresa adjudicataria de las obras, Rogasa, se mostrara contraria a resolver el contrato en esos términos.

Se trata en este caso de una consulta preceptiva, en aplicación del artículo 4.1 de la Ley 1/2002, de 9 de abril, que regula esta institución de la Comunidad Autónoma.

Las solicitudes de dictamen deben acompañarse del expediente administrativo, incluyendo la documentación y antecedentes necesarios para dictaminar sobre la cuestión consultada, así como el borrador, proyecto o propuesta de resolución. Una vez admitida a trámite, el dictamen debe emitirse en el plazo de 20 días hábiles, que puede ampliarse o reducirse, cuando resulte necesario, o suspenderse en determinados supuestos especiales (cuando deba requerirse documentación complementaria, solicitar el concurso de expertos u otorgar audiencia a los interesados).

García Zamora confía en que, en todo caso, no se demore más de un mes o mes y medio y que el asunto se resuelva como tarde a finales del mes de febrero.

El gobierno municipal dispone de “plan A y plan B”

A partir de ahí, y dependiendo del sentido del dictamen del Consejo Consultivo, el gobierno municipal dispone de “plan A y plan B”. De hecho , en el presupuesto de este año se ha reservado una partida de 100.000 euros para “rematar” las obras del CIDE pero no puede iniciar ninguna intervención hasta que se resuelva el conflicto con Rogasa.

El edil socialista ha comentado que se trata de actuaciones concretas, ya presupuestadas, “desde certificaciones necesarias de cuestiones como los aparatos de climatización o los vidrios, para saber si soportan el trabajo del personal de mantenimiento, por ejemplo, o la instalación de las barras de emergencia de algunas puertas o adaptar la puerta de un garaje para una eventual evacuación, porque el suelo presenta un perfil metálico y es un riesgo que no se puede admitir porque si cae una persona, caen los que van detrás”.

El responsable del CIDE en el equipo de gobierno asegura que no conoce todas las alegaciones que Rogasa ha presentado porque la constructora ha ajustado el plazo de audiencia, prorrogado a solicitud suya hasta el 31 de diciembre, de manera que las presentó un par de días antes.

“Entiendo que van en la misma línea que ha mantenido desde que intentó la recepción de la obra”

“Entiendo que van en la misma línea que ha mantenido desde que intentó la recepción de la obra”, señala el concejal: es decir, están en desacuerdo con las deficiencias que recoge la dirección facultativa de las obras en su informe y sostiene que todo está finalizado, la documentación entregada y el equipamiento certificado.

Precisamente, la semana que viene podría estar finalizado ya el informe de la direccion facultativa sobre las alegaciones presentadas y a partir de ahí se remitirá al Consejo Consultivo para que dictamine.

Contratos menores

El Ayuntamiento adjudicó el año pasado al menos cinco contratos menores, tres de servicios y dos de obras para mejoras en el CIDE y su entorno, por un importe conjunto de 17.500 euros.

Solamente las obras de finalización del edificio CIDE, adjudicadas en 2018 y con una modificación del contrato, al alza, en 2019, alcanzan un coste de 3.868.479,63 euros.

El Ayuntamiento presupuestó 200.000 euros para estas obras en el presupuesto del año pasado y otros 138.000 euros para el mobiliario, partida esta última que no se ha ejecutado.

A mayores, a lo largo de 2020, adjudicó contratos menores como un Plan de Autoprotección, a Laboratorio de Arquitectura Moderna por 5.200 euros; el Diseño del Manual para la imagen corporativa y rotulación del CIDE, a Dándole Vueltas por 3.800; el servicio de limpieza y desbroce del área perimetral por 4.080 euros a Navarro SG CyL, o la conexión del alumbrado exterior de la plaza y del aparcamiento al cuadro general del edificio, por 2.297 euros a Lumar.