La Joven Orquesta de la Universidad de Valladolid actuará en el ágora del Campus María Zambrano. /KAMARERO

El Concierto de Navidad de la Universidad de Valladolid se celebrará el día 30 de noviembre en el ágora del campus María Zambrano a beneficio de Unicef. La Joven Orquesta de la Universidad de Valladolid (JOUVa) interpretará obras de Carl Reinecke y Gabriel Fauré, en el ciclo navideño de la UVa que también incluye conciertos en la Feria de Muestras de Valladolid (24 de noviembre) y en el Teatro Principal de Palencia (1 de diciembre).

Para la sesión de Segovia, las entradas que tienen un precio de 10 euros se pueden adquirir de forma anticipada en el Campus María Zambrano (Plaza de la Universidad, 1) y en Montón de Trigo, Montón de Paja (C/ Real, 21 y C/ Marqués del Arco, 11). Una hora antes de su inicio también se podrán adquirir en la misma sede del concierto.
La recaudación irá destinada a la campaña de Unicef ‘Por todos mis compañeros’ para adquirir kits de rescate destinados a niños de menos de 5 años sin acceso a comida, agua potable o medicinas.

Kits de rescate

Para evitar la muerte diaria de más de 15.000 niños por causas que se pueden prevenir estos estuches incluyen una caja de pastillas potabilizadoras de agua, dos dosis de vacunas contra el sarampión, una pastilla de jabón, tres sobres de alimento terapéutico, un cuaderno y tres lapiceros.

Cada uno de estos kits tiene un coste de tres euros, por lo que cada entrada de los conciertos benéficos (a 10 euros), permitirá la adquisición de tres botiquines por parte de Unicef.
En la presentación del ciclo navideño, que tuvo lugar en Valladolid, el director de la JOUVa, Francisco Lara, indicó que los tres conciertos incluirán siete instrumentos de juguete que intervendrán en la interpretación del músico romántico Carl Reinecke de la ‘Kindersinfonie’ de Leopold Mozart como “guiño” a los niños “más desfavorecidos”.
Para Francisco Lara supone “un orgullo dedicar tiempo y generar recursos para ayudar a los niños”.

El Concierto de Navidad de la UVa ya se ha implantado como una tradición en el campus María Zambrano que viene teniendo una buena entrada.