Calle de Cronista Lecea, en el entorno de la Plaza Mayor, la mañana del Viernes Santo. / Nerea Llorente
Calle de Cronista Lecea, en el entorno de la Plaza Mayor, la mañana del Viernes Santo. / Nerea Llorente

El concejal de Turismo, Miguel Merino, ha negado una situación de colapso en la ciudad por la masiva llegada de turistas durante la Semana Santa, e incluso ha reiterado el argumento ya expuesto el sábado por el concejal de Tráfico, Transportes y Movilidad, Jesús Sanz, de que el Viernes Santo solo uno de los aparcamientos públicos colgó el cartel de completo desde la mañana, mientras el resto tuvieron plazas disponibles en diferentes momentos del día.

A falta de que el Ayuntamiento ofrezca este martes las cifras definitivas, tanto en el Centro de Recepción de Visitantes como en el resto de puntos de información turística y museos y espacios que gestiona la empresa municipal de Turismo, así como las encuestas que elabora con otros operadores turísticos como hoteles y restaurantes, Merino defendió ayer el dispositivo municipal.

En este sentido, recordó que Turismo de Segovia habilitó tres puntos informativos adicionales “para tratar de canalizar y dar información útil para el visitante”, aunque reconoció que “cuando en momentos puntuales hay una visita tan dinámica, hay determinados usos y costumbres de la ciudad que se ven alterados”.

Aprovechó el edil para recordar que tanto hoteleros como hosteleros han mostrado su satisfacción por la llegada de turistas a la ciudad estos días y sostuvo que “algo habrá ayudado” la campaña de promoción que de la Semana Santa de Segovia ha hecho el Ayuntamiento en los últimos meses.

Además, lanzó “un agradecimiento a todos los ciudadanos de Segovia, no solo por la convivencia y el respeto que han tenido, como no puede ser de otra manera, sino porque han participado en todas las programaciones culturales, tradicionales y religiosas, lo que también ayuda a promocionar y contar como es la Semana Santa en Segovia”.

“Mala imagen”

En cuanto a las críticas lanzadas por la portavoz de Ciudadanos en la corporación, Noemí Otero, que señalaba mala imagen de la ciudad por lo que considera falta de previsión y los problemas de movilidad e incluso de suciedad en las calles del centro, replicó que “a veces es peor no dar imagen, por no aparecer” y añadió que “utilizar determinadas imágenes puntuales o determinadas informaciones muy concretas y no contrastadas, como si hacemos una foto a un contenedor cuando lo acaban de sacar y se ha llenado y está pendiente de que pase en ese momento el camión de la basura… No sé si Ciudadanos realmente ha estado visitando estos días las calles de la ciudad… Me sorprende que la señora Otero haga este tipo de valoraciones… y descalifica la labor continua que hace el Ayuntamiento incluso con falsedades como que no se habían previsto más puntos de información”.

Insistió, además, este responsable de Turismo en el gobierno municipal en que hay que hacer pedagogía para evitar comportamientos incívicos como subirse a los sillares del Acueducto, además de seguir vigilando para proteger el monumento.

Extendió esa labor de pedagogía a otras cuestiones e incluso, sobre el efecto que las multas de tráfico pueden tener en visitantes que aparcaron su vehículo en lugares no permitidos, Merino echó mano de su experiencia personal el verano pasado cuando recibió dos multas por aparcar mal dos días seguidos en Granada. “Me multaron porque me despisté y no me enteré… ¿Eso me va a llevar a no visitar más Granada? Para nada. Hay que hacer una lectura de que cuándo uno va a un sitio tiene que respetar las normas”.

Negó igualmente diferencia de trato por parte de los servicios municipales a los visitantes y a los residentes e insistió en que “si voy y aparco en la Cuesta de los Hoyos me van a multar, como con cualquier otra infracción de convivencia ciudadana. Hay unas normas de convivencia que tanto visitantes como vecinos tienen que cumplir y la Policía Local sanciona si no es así”.

Mejoras

No niega este concejal un margen de mejora para futuras ocasiones: “Creo que siempre es bueno ir perfeccionando porque Segovia es una ciudad permanentemente viva y estamos tratando de actualizar no solo en el campo turístico sino en el de los servicios públicos, las infraestructuras, las calles, las redes y los recorridos de autobuses se adaptan a las circunstancias. El plan de bajas emisiones contempla en una de las iniciativas la señalización informativa digital en diferentes puntos de la ciudad para saber cómo están los aparcamientos, cómo redirigir la circulación a otras zonas y se trata de apostar por modernizar y adaptar la ciudad a los nuevos tiempos y de optimizar recursos”.

Turismo sostenible

Por otra parte, en cuanto a la consecución de un turismo más sostenible, Merino recordó que la Junta de Castilla y León primó el año pasado al turismo rural en la convocatoria extraordinaria para planes de sostenibilidad turística en destino, en la que el proyecto del Ayuntamiento se quedó fuera por ese motivo. “Consideramos que fue un error porque donde hay que abordar la sostenibilidad es donde hay más impacto del turismo y ese mayor impacto en la provincia lo tiene la capital”.

Precisamente, el Ministerio Industria, Comercio y Turismo publicó el viernes en el BOE una resolución de la Secretaría de Estado de Turismo que recoge la inversión destinada a las entidades locales por Comunidades Autónomas donde aparecen otras ciudades Patrimonio de la Humanidad como Córdoba, Baeza, Úbeda, Cáceres, Mérida, Toledo y Alcalá de Henares que podrán desarrollar antes que Segovia, y las otras dos ciudades de Castilla y León (Ávila y Salamanca), un plan de sostenibilidad turística en destino, así como también otras ciudades con bienes Patrimonio Mundial como Granada, Sevilla, Madrid o Aranjuez.