El comercio vuelve a solidarizarse con Benin

El párroco Valentín Bravo llama a la solidaridad para recolectar alimentos no perecederos, así como material escolar y demás útiles para llevar a cabo un proyecto escolar en la zona

331
Los diferentes organizadores y colaboradores de esta iniciativa se dieron cita en la FES. / KAMARERO
Publicidad

Como cada año en estas fechas, y ya van 23, el sacerdote Valentín Bravo lleva la solidaridad de los segovianos a los más necesitados. Si en las primeras ocho ediciones el destino de la caravana de alimentos y material escolar viajó a Bielorrusia, la de 2020 será la decimoquinta que ponga rumbo a Benín, en el corazón de África, donde llevará Alimentos no perecederos, Conservas, útiles de aseo e higiene personal y de la casa y material escolar. La iniciativa que se inició en 1998 con ayuda para Bielorrusia, ahora es ya un movimiento tradicional de la navidad segoviana con el único fin de ayudar a todos aquellos que más lo necesitan.

En esta edición, la ayuda principalmente irá destinada para impulsar un proyecto escolar en Dassa donde el modo de subsistencia de pequeños y mayores consiste en trozear piedras de grandes dimensiones que se utilizan para el asfalto de calles y la construcción de viviendas. Con esta iniciativa, los llamados niños de la piedra se espera que dejen de ser conocidos por tal seudónimo porque se espera poder escolarizar de inicio a 90 niños que tendrán la oportunidad de dejar la calle y comenzar a tener una educación con la que ayudarles a tener unos conocimientos que les ayuden en su futuro.

Los segovianos pueden aportar sus donativos en los arciprestazgos de Cantalejo, Cuéllar, Ayllón – Riaza; Abades – Villacastín además de en diferentes parroquias de la ciudad. La campaña concluirá a mediados de enero para que el contenedor pueda salir hacia Benin a mediados del mes de febrero.

La recogida de alimentos empieza ahora y estará vigente hasta que finalice la Navidad. Pasada la celebración de Reyes (6 de enero) la asociación espinariega irá “a los sitios de recogida, donde nos digan, con los furgones que nos cede la empresa Martín Rodríguez de El Espinar y en febrero, una vez que se hayan organizado los alimentos, los enviaremos a Benín”.

Desde la Asociación de Comerciantes Segovianos quisieron agradecer el apoyo de todas las instituciones que colaboran para que el contenedor con destino a Benin vaya repleto de todo lo que necesitan las gentes del país africano. Del mismo modo quisieron animar a todos los segovianos a aportar su pequeño granito de arena porque como señalaba ayer Valentín Bravo: “Es posible organizar otro mundo si hay voluntad para ello”.