13 1 rociopardos web
13 1 rociopardos web

Las rebajas de enero suelen ser una de las campañas más fértiles para la facturación del sector comercio. Su proximidad con la Navidad y las atractivas ofertas y descuentos hacen que la ciudadanía destine una parte importante de su presupuesto mensual –una media de 350 euros por persona, según algunas estadísticas- a aprovechar las “gangas” que los comercios y establecimientos ofrecen en sus escaparates con el doble objetivo de atraer a la clientela y reducir drásticamente su almacenamiento para la nueva temporada.

Los casi dos años de pandemia han laminado cualquier previsión sobre un posible resultado de la campaña mirando hacia el futuro. Así, el pequeño y mediano comercio afronta con una cauta esperanza la llegada de las rebajas, poniendo a punto las ofertas con el objetivo de conseguir al menos acercarse a las cifras de facturación obtenidas antes de la llegada de la Covid.

Roberto Manso, presidente de Fomento de Empresas de Comercio en Segovia (FECOSE), asegura que el sector en Segovia se plantea superar las cifras del año pasado –donde la crisis sanitaria limitó en gran medida las posibilidades de desarrollar una campaña con todos los pronunciamientos favorables-, aunque todavía estarán muy lejos de las obtenidas en 2019.

Así, indicó que “esperamos poder alcanzar entre el 70 y el 80 por ciento, creemos que habrá buenas ventas y tenemos muchos productos en stock ya que en la campaña de Navidad ha quedado mucho sin vender debido al mal tiempo y al repunte de contagios, por lo que seguramente los comercios tratarán de sacarlos como sea, incluso con precios por debajo del coste a pesar de que se han encarecido mucho los costes; pero es necesario dejar sitio a los productos de la próxima temporada”.

Como en años anteriores, la ropa y el calzado serán los productos más demandados por los consumidores durante la campaña que se prolongará hasta finales de febrero, aunque también la electrónica se suma a las demandas, este año lastrada por las dificultades para obtener determinados productos tecnológicos debido a la escasez de suministros.

Para el comercio tradicional, el enemigo presente y casi invencible serán en este tiempo las grandes superficies comerciales y las compras online, donde las agresivas propuestas de rebajas introducen un factor competencial muy difícil de superar. Pese a ello, Manso señaló que iniciativas como la Plataforma Dbarrio –recientemente puesta en marcha para agrupar la oferta comercial del pequeño comercio segoviano y ofrecerla también a través de internet- permiten afrontar también este periodo con un ligero colchón que puede mitigar sus efectos.

Descuentos

La oferta de descuentos con la que arrancan las rebajas oscilarán entre el 50 y el 70 por ciento, aunque el presidente de FECOSE subraya la necesidad de comparar los descuentos en artículos similares para optar al más razonable. Así, indicó que en pequeños comercios “un descuento del 30 por ciento puede suponer más ahorro que un 70 por ciento en una gran superficie, debido a la calidad del producto, por lo que conviene comparar y no quedarse con el primero que viene”.

Para Manso, las rebajas suponen “una compra inteligente para el consumidor y una venta inteligente para el comerciante”, ventajas mutuas que hacen posible una oferta atractiva en productos de temporada. Así, y parafraseando el eslogan comercial que acuñó en los 80 el director comercial de CAMP Manuel Luque, señaló que lo importante en este tiempo es que el cliente “busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo”.

En cuanto a la creación de empleo para esta temporada, Manso señaló que son los grandes comercios y las distribuidoras las que se ven obligadas a reforzar sus plantillas. “Un comercio pequeño no va a coger más gente en esta campaña, pero quizá el volumen de contagios por covid obligue a contratar más personal”, indicó.