Calle de José Zorrilla, en la capital segoviana, donde conviven cadenas de supermercados, franquicias y tiendas tradicionales. / Kamarero
Publicidad

El sector comercial ha perdido autónomos en la provincia de Segovia durante la última década pero, en términos absolutos, ha generado empleo, según reflejan las estadísticas de afiliación a la Seguridad Social. Mientras las organizaciones sectoriales muestran su preocupación por los problemas a los que se enfrenta el pequeño comercio de proximidad por la proliferación de franquicias en el centro de la capital segoviana o por el incremento del alquiler de los locales en las calles más comerciales, en los últimos años se ha producido un fenómeno, generalizado en todo el Estado, un boom de supermercados de marca blanca.

El pasado mes de septiembre, último del que se han publicado estadísticas de afiliación por actividades económicas, la Seguridad Social registraba un total de 2.820 trabajadores autónomos en el sector del comercio en Segovia, aunque hay que advertir que sin que exista una razón suficientemente motivada, este apartado incluye no solo la venta directa al consumidor sino también a establecimientos de reparación de vehículos, en cualquier caso más minoritarios.

Esta cifra es inferior en un centenar a la registrada en septiembre de 2009, según la misma fuente, y hay que tener en cuenta que durante los peores años de la crisis económica, de 2012 a 2015, el número de autónomos en el comercio segoviano superó los tres millares, algo que en parte se explica porque algunos de los trabajadores por cuenta ajena que se quedaron sin empleo decidieron montar su propio negocio comercial.

Sin embargo, en 2016 se perdió la cifra de los 3.000 y desde entonces ha caído todos los años, de manera que en septiembre de ese año ya eran 2.964, en 2017 pasó a ser de 2.930 y el año pasado descendió hasta los 2.890.

La tendencia parece clara, el número de autónomos que se dedica al comercio está en caída y, aunque no hay una sola causa, desde la Federación Empresarial Segoviana (FES), su presidente, Andrés Ortega, afirma que se trata “de una realidad que no afecta solo a Segovia, ni solo a España, es un problema internacional, una casuística que aparece en casi todo el mundo y dentro de esa realidad estamos trabajando para que nuestros empresarios se conciencien hacia el mundo digital, a la innovación tecnológica para encontrar nuevas salidas”.

De forma parecida se pronuncia la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero: “el comercio nos preocupa muchísimo porque hay un cambio estructural y no es solo en Segovia, ni en España, es a nivel internacional, porque las nuevas generaciones, los jóvenes y la población en general cada vez compra más online, no acude al comercio convencional. Por lo tanto este tiene que adaptarse, pulsar modificaciones en este sentido”.

El gobierno municipal, que en este nuevo mandato corporativo que comenzó en julio ya ha anunciado algunas medidas de apoyo al comercio local, tiene previsto la creación de la Oficina del Buen comercio, un proyecto incluido en el programa electoral de las municipales de mayo.

“Estamos dispuestos a colaborar para facilitar al pequeño comercio que se adapte a los cambios tecnológicos porque es verdad que si no están abocados a la extinción, y lo dice alguien que viene de una familia de pequeños comerciantes y sé de que estamos hablando”, asegura Luquero.

Mientras tanto, la afiliación a la Seguridad Social indica que el empleo por cuenta ajena, el número de afiliados en el Régimen General que trabajan en empresas comerciales, ha aumentado en los últimos años hasta alcanzar la cifra de 6.170 (dato de septiembre, último publicado por actividades económicas).

Se trata de la mejor cifra de los últimos diez años. Si en septiembre de 2009 los afiliados ascendían a 5.651, la crisis económica motivó un descenso en la afiliación que alcanzó su punto más bajo en septiembre de 2013, con 5.343. A partir de ahí el crecimiento ha sido constante: 5.555 en 2014, 5.574 en 2015, 5.695 en 2016, 6.077 en 2017 y 6.134 el año pasado.

Paro registrado

En cuanto al paro registrado en las oficinas de empleo, el Servicio Público de Empleo Estatal únicamente ofrece información sobre la capital de la provincia e indica que en septiembre había 223 parados en el sector del comercio, de los que 160 eran mujeres y los 63 restantes hombres.

Este dato mejora incluso los previos a la crisis económica e indica una evolución positiva en el empleo en este sector desde hace dos años. En este sentido, el peor año fue 2013, con 350 personas registradas como desempleadas en el municipio de Segovia, cifra que descendió ligeramente en los dos años siguientes, aunque situándose por encima de los tres centenares, repuntar en 2016 y mejorar sensiblemente al año siguiente, cuando en el mes de septiembre había 262 parados, que pasaron a ser 232 el año pasado en ese mismo mes.

No hay una sola causa que explique esta mejora del empleo en los últimos años en el comercio en general, aunque el crecimiento económico y, sobre todo, el ‘boom’ de los supermercados de marca blanca, puede explicarlo mientras convive con una decadencia de las tiendas tradicionales o convencionales.

Ha sido en la última década cuando se han implantado en Segovia capital o su entorno pero también en otros municipios, cabezas comarcales, supermercados de marca blanca, un fenómeno en expansión todavía en toda España que algunos expertos empiezan a calificar de ‘burbuja’ en la prensa económica especializada.

Esos mismos expertos indican que si en décadas pasadas las marcas blancas eran casi sinónimo de falta de calidad, la apuesta actual de las cadenas de distribución por gamas cuidadas en alimentación e incluso por productos ecológicos e inversión e innovación en cosmética y textil, ha modificado la percepción de la sociedad, al parecer también de la segoviana.