El Comedor Social elabora menús especiales paras la fiestas navideñas

El centro de la Gerencia de Servicios Sociales siempre cuenta con comida de reserva por si en el último momento llega un usuario nuevo, situación que se repite con mucha frecuencia en los últimos meses

194

El Comedor Social de Segovia, gestionado por la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, elabora menús especiales para que las personas con dificultades económicas y asistenciales que acuden a este servicio puedan también celebrar las fiestas navideñas. Los trabajadores del centro procuran diversificar los menús según la fiesta y atender gustos o dietas específicas marcadas por cuestiones sanitarias. Y como en cualquier casa, siempre tienen un poco de más en la cocina para que si a última hora llega alguien a la mesa, no se vaya de vacío.

En el comedor social  Casa de la Tierra las comidas especiales se adelantan en el tiempo. Los días buenos son el 23 y el 30. Así ayer lunes se sirvió al mediodía el menú de Nochevieja con crema de marisco, langostinos con diversas salsas, cordero lechal asado con ensalada y helado.

Los usuarios recibieron una bolsa con comida para el día 31 y la fiesta Año Nuevo, intentando cubrir el desayuno, la comida y la cena. Por su puesto el lote incluía uvas para cumplir con el ritual del cambio de año, y bandeja de turrones, polvorones y mazapanes para diabéticos y para personas sin dietas específicas. De igual forma se procedió el pasado día 23 de diciembre.

El número de usuarios del Comedor Social fluctúa dependiendo de las derivaciones de los Servicios Sociales. “Cuando los profesionales de los Servicios Sociales detectan la necesidad de alguna persona de utilizar este recurso, la forma de acceso al mismo es inmediata, viniendo siempre argumentado por dichos profesionales y en ese mismo día acceden al comedor”, señalan desde la Junta de Castilla y León. A partir de ese momento se abre un expediente de cada persona, se elabora el Proyecto Individualizado de Inclusión (PII) y se lleva a cabo un trabajo de seguimiento y coordinación con entidades que desarrollan estos programas de inclusión social: CEAS (Ayuntamiento y Diputación), Cáritas y Cruz Roja, e incluso con otras instituciones en caso que sea necesario recabar mayor información o realizar alguna intervención.

En los últimos meses se ha hecho  frecuente la llegada de  usuarios nuevos —siempre derivados de las instituciones— en el mismo día e incluso a última hora de la comida. Estas oscilaciones están vinculadas en gran medida con la llegada de personas que solicitan asilo. “Siempre tenemos comida de reserva, nos hemos acostumbrado a tener para cinco menús de más, por si acaso”, dice la directora del comedor, Fuencisla Benito. Remarca que este es un centro abierto, que cuenta con un equipo, formado por cinco personas, receptivo a las necesidades que se puedan presentar. Y si en el último momento se produce una situación complicada, como que haya trámites pendientes o imprevistos, se comunica a la gerente territorial de Servicios Sociales, Carmen Well, para que su valoración. “Está muy pendiente y siempre busca una solución”, apunta la responsable del centro