El presidente de la Diputación con la doctora María Cornide. / E. A.
Publicidad

Había algunos nervios en el Hotel Cándido, donde el Colegio de Médicos de Segovia daba a conocer ayer por la tardey con motivo de la celebración de su festividad de San Cosme y San Damián, a los premiados por su Fundación Científica.

Con el aliciente extra para los candidatos y la satisfacción para los organizadores de haber cuatriplicado, respecto a años anteriores, la cuantía del premio al mejor proyecto de investigación, tanto el presidente del Colegio de Médicos, Enrique Guilabert, como el director de la Fundación Científica, José Hernández, coincidían en señalar que esos 6.000 euros de premio son la “cantidad que consideramos mínima para empezar a hacer algo hoy en día en investigación.”

“La Fundación, creada con la misión de contribuir al desarrollo científico tiene como uno de sus objetivos el estímulo de la investigación médica y sanitaria” manifestaba el doctor Hernández, mientras que el doctor Guilabert señalaba que “no es suficiente con el voluntarismo de los médicos y es de justicia que este trabajo se reconozca y se valore”, añadiendo que el Colegio de Médicos “debe estar al frente de esa dedicación”.
El presidente del Colegio de Médicos, quien daba la bienvenida a los presentes y agradecía la presencia de varias autoridades políticas segovianas, resaltaba también en sus palabras la importancia del premio Dr. José Ángel Gómez de Caso Canto, afirmando que “la profesión médica siempre ha estado muy ligada a las personas más necesitadas”. La distinción, de 1.600 euros y destinada a la cooperación internacional, era entregada en esta edición a la ONG Amigos de Calcuta Kobardanga para el proyecto ‘Nuevo dispensario médico y pozo para sunderbans’.

La doctora Marina de la Infanta y el doctor Graciliano Estrada, representantes de Atención Primaria y Atención Hospitalaria respectivamente en la Junta Directiva del Colegio de Médicos, hicieron hincapié en la necesidad por parte de las Administraciones públicas y de los médicos con funciones directivas de facilitar una atención de los pacientes en tiempo y forma; de la previsible falta de médicos en los próximos años; y de la importancia de la Sanidad de cambiar y adaptarse a las nuevas condiciones sociales y sociosanitarias de los pacientes, así como de coordinar su trabajo, cada vez más, con los servicios sociales.

‘Calidad de vida en largos supervivientes de cáncer’

El momento estrella del acto, que fue presentado por Alfredo Matesanz, llegaba después de las intervenciones, cuando comenzaban a anunciarse los trabajos reconocidos en esta convocatoria de los premios de la Fundación Científica y se sabía que la propuesta presentada por la doctora María Cornide junto a los doctores Pablo de Diesbach, Beatriz Esteban, Lourdes García y Aldo Fiorini era la merecedora de los 6.000 euros al mejor proyecto de Investigación, cuyo reconocimiento lleva el nombre del doctor Agustín del Cañizo.

Con esta dotación, el equipo de médicos espera poder realizar un estudio piloto en pacientes largos supervivientes de cáncer, para los que hayan transcurrido al menos cinco años desde el diagnóstico y que se encuentren libres de enfermedad oncológica, sobre su interacción con las redes sociales como fuente de recursos de ayuda y compromiso con otros afectados. Ésta, en realidad, será la parte secundaria de un proyecto que se marca como objetivo principal la validación en España del instrumento de medida de calidad de vida en largos supervivientes QLACS; algo que no es ajeno para este equipo de médicos, que en 2017, y en colaboración con la Sociedad Española de Oncología Médica, ya validó por primera vez en España el instrumento de medida de calidad de vida en largos supervivientes QOLS-SFerrel.

Dejando a un lado el futuro y mirando a los trabajos ya realizados, la Fundación Científica del Colegio de Médicos también reconocía en la tarde del jueves a un equipo encabezado por el doctor Fernándo Gómez Peralta con el premio Dr. Antonio García Tapia al mejor Artículo Científico, dotado con 1.500 euros, por un estudio sobre las diferencias interindividuales en la efectividad clínica de la liraglutida en diabetes de tipo 2.
La doctora García Mateo y el doctor Heras Benito, en representación de sus respectivos grupos de investigación, recogían, por último, los premios Dr. Ignacio Baanate y Dr. José Ramírez de 750 euros cada uno a las dos mejores Comunicaciones Libres presentadas. Mientras el trabajo de los primeros está relacionado con los enfermos de Gammapatía Monoclonal de Significado Incierto (MGUS)−condición precursora del mieloma múltiple−, el de los segundos lleva por título ‘Utilidad de la fórmula Hematocrito, Urea y Género (HUGE) en la valoración renal con pacientes sometidos a tomografía computarizada con contraste iodado intravenoso’.

Tras la entrega de los reconocimientos de la Fundación Científica, tenía lugar la imposición de la Medalla de Plata a los médicos que llevan 25 años colegiados y la imposición de la Insignia de Oro a aquellos médicos jubilados a lo largo del último año, y, para cerrar el acto, se dedicaba un último momento emotivo a la memoria de los colegiados fallecidos recientemente, siendo homenajeado de forma especial el doctor José Carlos del Cañizo. Antes de terminar de celebrar con un vino español la festividad de San Cosme y San Damián, el Coro del Colegio de Médicos ofrecía una pequeña actuación que era aplaudida por los dos centenares de asistentes al acto.