Las sesiones de trabajo reunen a la practica totalidad de los presbiteros de la provincia
Las sesiones de trabajo reunen a la práctica totalidad de los presbíteros de la provincia. / EL ADELANTADO

Según los datos facilitados por la propia diócesis, la nómina de sacerdotes que viven y trabajan en la provincia se eleva a 139, que atienden a las 339 parroquias repartidas por los cuatro puntos cardinales. Un clero envejecido y con problemas para encontrar un relevo en su acción pastoral hace un pequeño alto en el camino para la reflexión y el debate sobre su futuro en la reunión de la Asamblea Presbiteral convocada por el obispo César Franco, que se celebra en la vecina localidad de Ávila.

Hasta allí se han desplazado la práctica totalidad de sacerdotes de la provincia, lo que ha supuesto la aplicación de ‘servicios mínimos’ en las parroquias, atendidas por presbíteros para dar respuesta a las urgencias que pudieran surgir desde el pasado domingo hasta hoy día 9, fechas en las que se ha concretado esta reunión asamblearia.

A través del diálogo y la oración, los presbíteros segovianos pondrán en común ideas y sugerencias sobre el camino que debe recorrer la diócesis en los próximos años.

Así lo explica el párroco del Cristo del Mercado y arcipreste de Segovia Jesús Riaza, integrante de la comisión preparatoria de la asamblea, que en un artículo publicado en el número de noviembre del boletín ‘Iglesia en Segovia’ explica las claves de lo que será este encuentro. Riaza señala que los sacerdotes “necesitamos sentirnos interpelados por Jesús”, y precisa que la pandemia “ha aplazado pero no ha interrumpido” la reflexión sobre aspectos preocupantes para la vida diocesana como el envejecimiento del clero o la reciente incorporación de sacerdotes de otros países que colaboran en la acción pastoral, pero cuyo trabajo plantea “nuevos interrogantes”.

Asimismo, indica que a veces “nos sentimos desubicados en un mundo secularizado que por una parte parece despreciar lo religiosos y paradójicamente nos sigue demandando sacramentos”.

De este modo, y en palabras de Riaza, los objetivos de este encuentro son “renovar nuestro ministerio sacerdotal, conocernos para crecer en fraternidad y discernir caminos para un mejor servicio al pueblo de Dios que se nos ha encomendado”.

Los debates y conclusiones de esta asamblea se enmarcarán a buen seguro en el trabajo común que la diócesis ha emprendido para participar en el Sínodo , cuya fase diocesana se abrió el pasado 17 de octubre y que hasta finales de marzo integrará las opiniones y sugerencias de la Iglesia en Segovia a través de sus distintas asociaciones y movimientos.