Avenida Constitucion KAM2758
Zona alta de la avenida de la Constitución. / Kamarero

A los concejales del Partido Popular en el Ayuntamiento de Segovia no les ha gustado desde el principio el proyecto de carril bici del gobierno municipal, desde que se anunció como una inversión a costear con remanentes de Tesorería de años anteriores. En este sentido, en noviembre de 2020 calificaban de “inadmisible” la iniciativa porque proponían destinar a ayudas sociales y al tejido económico el 70% de ese dinero ‘extra’ que se ha sumado al presupuesto ordinario del consistorio. La pasada primavera, el portavoz de los populares, Pablo Pérez, insistía en priorizar otras obras a su juicio más urgentes y necesarias y esta semana, a pocos días de que comiencen las actuaciones del futuro carril bici, en el PP alertan de los problemas de seguridad vial que pueden surgir, además de la supresión de plazas de aparcamiento.

El Grupo Municipal Popular no es el único que ha planteado estas dos cuestiones, pues ya desde que el proyecto se dio a conocer en mayo, colectivos como la Asociación de Vecinos de Santa Eulalia o comerciantes y residentes de la avenida de la Constitución las señalaron como un problema e incluso la presidenta del colectivo vecinal llegó a señalar que se iba a “destrozar” el barrio.

Sin embargo, el proyecto fue bien recibido por colectivos como la Asamblea Segoviana por el Clima o Bicicla y fue uno de los puntos del acuerdo presupuestario a tres bandas entre PSOE, IU y Podemos.

El procedimiento para licitar esta obra se inició el 25 de junio, con un presupuesto de licitación de 306.000 euros (IVA incluido), se adjudicó a la empresa Tecnología de Firmes por casi 226.000 euros el 23 de septiembre y el contrato se formalizó el 1 de octubre con la previsión inicial de comenzar las obras antes del 15 de noviembre.

Aunque cuando se presentó en mayo el equipo de gobierno dijo que el carril podría estar en marcha este otoño, finalmente, el concejal de Obras, Miguel Merino, ha informado a El Adelantado de que en principio las obras comenzarán la semana próxima y ha añadido que el gobierno municipal quiere “finalizar antes los trabajos del Plan de Asfaltado para no colapsar el tráfico de muchas vias en la ciudad” y también terminar de instalar las farolas del nuevo alumbrado público en la avenida de la Constitución, ya que la primera intervención del carril bici se llevará a cabo en ella y consistirá en eliminar las orejetas (ampliaciones) de aceras de los cruces y de las islas donde están los contenedores de basuras, en el tramo a ocupar el carril bici que invade parte de la acera, porque esta no puede convivir con bicicletas o patinetes”.

En cualquier caso, Merino considera que la petición del PP “llega tarde, más porque han tenido oportunidades de decirlo desde el 12 de mayo, cuando algunos de sus concejales tuvieron acceso al proyecto y estuvieron revisando página a página y con el técnico que lo dirige”.

El principal grupo de la oposición pide ahora que se revise el proyecto del carril bici y que se emita un informe de seguridad de Policía local.

El edil de Obras señala que la seguridad vial es una inquietud lógica que se tuvo en el seno del gobierno municipal “pero si hubieran escuchado las soluciones y explicaciones técnicas hubieran visto que varios servicios del Ayuntamiento, entre ellos la Concejalía de Seguridad, formaron un equipo de trabajo para resolver esas dudas, asesorados por una empresa especializada en sistemas de movilidad urbana.

Los populares indican también que algunas de las calles por las que transcurre el trazado del carril bici están pendientes de un arreglo y creen que supone una pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo. Merino indica que también eso se tuvo en cuenta y, por ejemplo, en Blanca de Silos la intervención del carril bici se limita a señalización y pintura, porque su remodelación se prevé para el año próximo.