Virgen del Carmen
Las jotas ante la imagen de la Virgen del Carmen se sucedieron durante todo el recorrido de la procesión. / M.G

Tras dos años sin ver a la Virgen del Carmen por las calles del barrio de La Albuera, la imagen de la patrona que da nombre a la parroquia volvió a mostrar su belleza en la procesión que puso fin al novenario en su honor.

Centenares de personas desafiaron a la canícula de la ola de calor con una temperatura de 36 grados a las ocho y media de la tarde para acompañar a la Virgen en su recorrido por las calles del barrio, tras la misa solemne oficiada en la sede parroquial y presidida por el párroco Melchor Redondo. El alcalde en funciones Jesús García Zamora, acompañado por concejales del equipo de Gobierno y del Partido Popular asistió a la celebración religiosa.

La comunidad de Carmelitas también celebró el día grande en su convento a orillas del Eresma, y contó también con la presencia de numerosos público que participó en la misa solemne y la procesión que se desarrolló por las inmediaciones del templo, en la alameda de La Fuencisla.