CaixaBank ha retomado el proceso de sustitución de la marca Bankia en las oficinas retail, que se añade al emblemático cambio llevado a cabo la semana pasada en la oficina central de la Avenida del Acueducto.

Según la propia entidad, en el mes de junio estará completado el proceso, ya que la retirada de la marca Bankia se prolongará durante nueve semanas, tal como concretó ayer la entidad, que tiene 45 oficinas operativas en estos momentos, además de las once que ya funcionaban como CaixaBank.

Los trabajos suponen el cambio de la rotulación interior y exterior de toda la red, así como la personalización de la imagen de los cajeros. Se trata de un proceso que se desarrollará de forma progresiva y que estos días se está haciendo en varias oficinas de forma simultánea.

En las comunidades autónomas donde ayer lunes era festivo, como Cataluña, la actuación en las oficinas retail comenzará a partir de hoy martes, día 6 de abril.

Durante la pasada semana, una vez concluida la fusión legal, se realizó la adaptación de la imagen de marca en los edificios corporativos, entre los que se incluye la sede operativa de Segovia capital.

La entidad combinada, presidida por José Ignacio Goirigolzarri y dirigida por Gonzalo Gortázar, tiene 623.800 millones de euros en activos totales en España, un volumen que la convierte en el banco de mayor tamaño del mercado doméstico, con una posición relevante a nivel europeo.

El nuevo grupo refuerza su liderazgo en banca retail en España, con cerca de 20 millones de clientes y la primera posición en la cuota de mercado de todos los productos clave: depósitos (24%), créditos (26%) y ahorro a largo plazo (29%), que incluye los seguros de ahorro, los fondos de inversión y los planes de pensiones, de acuerdo con la información facilitada por la entidad resultante.