El próximo 10 de agosto San Lorenzo no saldrá en procesión. / Nerea Llorente
Publicidad

Las fiestas de San Lorenzo, las más multitudinarias de los barrios de la ciudad, no se celebrarán este año, según decidió el viernes por la noche en asamblea la Asociación Cultural de Peñas cuyos responsables ha enviado un mensaje de “fuerza y ánimo” tanto a peñistas como al vecindario en general, seguros de que “volveremos a celebrarlas cuando toda esta situación acabe”.

El presidente de la comisión de fiestas de este año, José Luis Segovia ‘Jopi’, ha explicado a El Adelantado que es una pena pero no había alternativa y ha añadido que los peñistas, cerca de 900, entienden las dificultades para organizar cualquier acto, por lo que ni siquiera se celebrará la procesión con la imagen del patrón, el 10 de agosto, que cada año reúne a centenares de personas.

“Las dudas acerca del momento en el que la vida pueda retornar a la normalidad son muchas”, aseguran en esta asociación y la razón principal de la suspensión de todo el programa festivo es que las restricciones que las autoridades mantienen para la concentración de personas “hace imposible” el normal funcionamiento de cualquier actividad organizada.

“No queremos que mantener cualquier acto se pudiera entender como una llamada a la fiesta y se registrasen aglomeraciones; no lo podemos controlar”, asegura Segovia.

A pesar de todo el trabajo previo organizativo, la asociación no tiene que lamentar un coste añadido porque no se había formalizado ningún contrato. Tampoco se pasará la cuota a los peñistas.