El Banco de Alimentos urge al Gobierno a definir el nuevo modelo de tarjetas monedero

El Banco de Alimentos de Segovia se mantiene a la espera de que se ponga en marcha el nuevo modelo de reparto de comida entre las familias más necesitadas.

El Gobierno había anunciado un cambio en el programa de ayudas, sustituyendo el reparto directo de alimentos por un sistema de tarjetas monedero, para que cada familia en situación de pobreza pudiera adquirir los alimentos en las tiendas que elija.

Este nuevo planteamiento creó cierta preocupación entre los Bancos de Alimentos de toda España, las cuales alertaron de que se va a dejar de ayudar a muchas familias que dependen de este tipo de suministro de productos.

Hasta ahora, los alimentos que se repartían entre los más necesitados se compraban a proveedores a través de un procedimiento de licitación pública para determinar la oferta económica más ventajosa. Después se enviaban a los Bancos de Alimentos asociados a la Federación nacional (FESBAL) y a la Cruz Roja. Ellos se han estado encargando de llevar los alimentos a las organizaciones de reparto autorizadas que los distribuían entre las personas más desfavorecidas.

Según la memoria económica del propio Gobierno, el año pasado se destinaron 97 millones de euros a este programa de ayuda del que se beneficiaron alrededor de 1.400.000 personas. En el caso de Segovia, el Banco de Alimentos proporciona productos de primera necesidad a 2.400 personas en la provincia, más de 600 familias.

RAPIDEZ
A día de hoy, el presidente del Banco de Alimentos de Segovia, Rufo Sanz Senovilla, se encuentra a la espera de saber cómo se va a gestionar el nuevo sistema. “Respetamos el nuevo sistema que se va a implantar con la Orden ministerial anunciada, pero queremos que se ponga en marcha lo antes posibles”, afirma. “Lo que sabemos de momento es lo que conocemos a través de los medios de comunicación. Pero entendemos que lo urgente es ponerse en marcha porque en otras circunstancias se estarían haciendo repartos”, explicó Rufo Sanz.

La modificación del programa Fondo Social Europeo Plus, por el que se pasa a tarjetas monedero para la compra de comida tendrá como destinatarios solamente familias con hijos menores de 15 años, lo que llevará a que numerosas familias se queden sin esta ayuda por no cumplir este requisito, alertan desde Fesbal.

“Por ejemplo, personas sin hijos o mayores; personas de edad, migrantes, comedores sociales, casas de acogida, no podrán optar a la ayuda. Es un problema serio para nosotros, pues podría conllevar la bajada de la ratio de reparto de alimentos por individuo, que ahora está en 110 kilogramos por usuario y año, a la mitad”, señalan desde la Federación.

A partir de ahora, la principal diferencia es que se pasa de un programa que entregaba alimentos de forma directa a otro que funciona mediante tarjetas monedero. Según el Gobierno, recibir dinero es menos “estigmatizante” que recibir un bote de garbanzos. Por otra parte, el Gobierno ya no tendrá que enfrentarse a las imágenes de las ‘colas del hambre’, como se han denominado en algunas ocasiones a las referidas a los momentos en que se amontonan personas para recoger los productos.

Según ha indicado Fesbal, la ayuda percibida a través del Fondo Europeo de Ayuda a las personas más desfavorecidas (programa FEAD) ahora sustituido por el Fondo Social Europeo Plus de asistencia material básica suponía una media anual del 28 por ciento de los alimentos distribuidos por los bancos de alimentos.

De esta forma advierte de que afecta directamente a la capacidad de suministro de alimentos entre más de 7.000 entidades sociales que se abastecen en alguno de los 54 bancos asociados a Fesbal y que atienden a cientos de miles de personas en situación de vulnerabilidad.

El nuevo programa de ayuda deja de ser nacional. Según el Ejecutivo será el Ejecutivo el que asumirá la gestión, pero a partir de 2025 serán las comunidades autónomas las que se harán cargo.

El coste total del nuevo programa de ayuda (95,5 millones) no cambia significativamente con respecto a años anteriores (97 millones en 2023). Sin embargo es menos rentable. Mientras que hasta ahora los alimentos se compraban por licitación, ahora son los ciudadanos los que acudirán directamente a los supermercados.

BENEFICIARIOS
También hay un problema con el número de beneficiados. El Gobierno ha señalado que con el nuevo programa prevé atender a 70.000 familias vulnerables, mientras que los programas anteriores, con el mismo coste, ayudaban a 1.400.000 personas. En este sentido, FESBAL alerta de que “el nuevo sistema dejará desprotegidas a más de 350.000 familias que no cumplen con los criterios que determina la ley”.

La clave, señala FESBAL, es que deja de ser un programa dirigido a toda la población en situación de pobreza para atender exclusivamente a las familias vulnerables con hijos, “dejando desprotegidas a miles de personas que no encajan en ese segmento”.

Tras estas quejas, el ministro de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030 Pablo Bustinduy, salió al paso para decir que está garantizado que los Bancos de Alimentos seguirán “funcionando exactamente igual” que hasta ahora una vez que se pongan en marcha las tarjetas monederos. “El gobierno, como las comunidades autónomas, sigue financiando a los bancos de alimentos y hay otros programas en marcha que van a seguir funcionando”, argumentó Bustinduy en una entrevista en TVE. Explicó que el nuevo sistema de tarjetas monedero, “que debe demostrar las virtudes con la idea de que luego se pueda expandir a todas las demás poblaciones va a estar financiado con el tramo que corresponde al gobierno estatal del Fondo Social Europeo Plus”.

Por ello, considera que la nueva medida “no va a dejar a nadie fuera”, sino que “es sencillamente una mejora del modelo que pretende demostrar su eficacia para que a continuación todos los demás programas que existen, y que no van a dejar a nadie desatendido, puedan, probablemente, dirigirse hacia ese horizonte que puede ser mejor”.

El titular de Derechos Sociales ha reconocido que, desde que se hizo el anuncio de poner en marcha las tarjetas monedero “ha habido una cierta incertidumbre, por aquellas personas que no son familias con hijos y que hasta ahora iban a los bancos de alimentos” y ha insistido en que “los bancos van a seguir funcionando exactamente igual”.

“Creemos que es mejor que una familia pueda comprar en el supermercado, decidir qué quiere, cuándo y cómo, y pueda acceder a productos frescos al modelo que teníamos de hacer cola para una bolsa con una serie de productos que no se pueden elegir y donde, además, resulta muy difícil que haya productos frescos”, indicó el ministro Bustinduy, como defensa del nuevo modelo.

Sea como fuere, desde el Banco de Alimentos de Segovia, instan al Ministerio a que lo ponga en marcha lo antes posible para atender las necesidades que tienen muchas familias, y que, de momento, ellos están cubriendo con otras aportaciones de industrias y colectivos que siguen comprometidos con esta labor social.

Rufo Sanz: “Queremos que se mantenga la solidaridad en los municipios”

El presidente del Banco de Alimentos de Segovia, Rufo Sanz Senovilla, ha expresado su deseo de continuar prestando el servicio de ayuda a las familias más necesitadas, y que no decaiga la solidaridad de los vecinos ni de las instituciones.

Para ello, una de las actuaciones ha consistido en contactar con todos los ayuntamientos con los que colaboraban, más de una veintena en toda la provincia, para explicarles el cambio de funcionamiento que se va a implantar.

A la vez se ponen a su disposición afirmando que de nuevo “nos ofrecemos y nos gustaría seguir contando con su solidaridad hacia las familias que no entren en estos nuevos repartos u otras necesidades”.

Explica que el reparto de alimentos a través del Fondo Europeo de Ayuda a las personas más desfavorecidas (programa FEAD), que se hacía pasa ahora al Fondo Social Europeo Plus. Así, el Banco de Alimentos deja de repartir estos alimentos, “que se harán mediante las tarjetas monederos y su responsable será Cruz Roja”. “Aprovechamos para mostrarles nuestro agradecimiento por su labor en la lucha contra el hambre durante estos últimos años, mediante los repartos realizados a las familias necesitadas”, dice a los alcaldes. “Desde este Banco de Alimentos siempre estaremos dispuestos a seguir atendiendo las demandas de alimentos por ustedes solicitadas”, agrega el presidente en su carta a los ayuntamientos.

En declaraciones a este periódico, Rufo Sanz, recordó que el programa de hasta ahora suponía una tercera parte de su actividad. En este sentido matiza que van “a seguir trabajando con familias necesitadas, a través de nuestros voluntarios, que son la base de nuestra actividad y con la ayuda de empresas e industrias que colaboran con nosotros; y esperamos que se continúe haciendo de la mejor forma posible”

“Que sepan los ayuntamientos y las oenegés que nosotros seguimos ahí con ayuda de todos los segovianos para ayudar a las familias necesitadas, y esperamos que no tarden en hacer el nuevo reparto”.

Popular

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

La Comunidad se sitúa como la quinta con más inversión en I+D

La Comunidad se sitúa como la quinta con más inversión en I+D

La Residencia Mixta se adapta al nuevo modelo asistencial

La Junta invierte 5,8 millones de euros en las instalaciones, donde ayer la consejera de Familia anunció la nueva denominación que tendrá y que llevará el nombre del barrio en el que se asienta, San Lorenzo

El Colegio Claret cosecha un gran éxito en la primera edición de FUTURCLARET

El Colegio Claret completaba el pasado viernes, 12 de abril, la primera edición de FUTURCLARET, una iniciativa novedosa que ofreció a sus alumnos: la posibilidad de conocer, desde la experiencia de otros, lo que, en breve, se van a encontrar dentro de su trayectoria educativa: los exámenes de acceso a la universidad EBAU y la inserción laboral.

Se abre el periodo para solicitar plaza en las Escuelas Oficiales de Idiomas de la Comunidad

La Consejería de Educación abre a partir de hoy lunes, 15 de abril, el periodo de admisión para estudiar en alguna de las 14 Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) de Castilla y León, o en sus 22 secciones dependientes, durante el curso 2024-2025.