Publicidad
GONZALO AYUSO / SEGOVIA

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha sido muy claro al afirmar hoy que la Junta de Castilla y León correrá en solitario con la financiación tanto de la redacción del proyecto como de la ejecución de las obras de la nueva estación de autobuses de Segovia, una infraestructura de movilidad que se ubicará, si todo sale como prevén tanto la administración autonómica como la municipal, en una parcela de aproximadamente 10.000 metros cuadrados en los terrenos de la antigua estación de ferrocarril.

Suárez-Quiñones y la alcaldesa, Clara Luquero, han firmado en el Ayuntamiento de Segovia un protocolo que tiene por finalidad impulsar esta infraestructura de movilidad a través de la constitución de una comisión mixta de carácter técnico que comenzará a trabajar de manera inmediata, según apuntan los responsables políticos.

La alcaldesa no quedó muy convencida en marzo, cuando el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, visitó Segovia y no fue tan claro respecto a afrontar la totalidad de la inversión, aunque sí subrayó “la apuesta por hacer la estación de autobuses” que lleva demandando la ciudad varios años.

Mañueco afirmó que había un “compromiso firme para colaborar de manera importante en este proyecto”.

Cuando el pasado mes de julio Luquero devolvió la visita al presidente de la Comunidad en Valladolid, reclamó mayor compromiso que esas palabras del dirigente autonómico y requirió “un documento, protocolo o marco de colaboración donde se establezcan con claridad” los términos del acuerdo.

“Es imprescindible el compromiso por escrito de la Junta de Castilla y León en el que figure que están dispuestos a asumir la inversión de esta construcción”, recalcó entonces.

Ayer se materializó ese compromiso por escrito y de manera verbal en palabras del consejero de Fomento con los medios de comunicación locales como testigos.
Se trata de una inversión importante, ya que un anteproyecto municipal la cifra en no menos de cinco millones de euros.

El terreno donde se prevé ubicar la nueva estación se encuentra en la antigua línea de ferrocarril. / Kamarero, para

A partir de ahora el paso inicial y fundamental es la gestión con Adif, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, de la cesión de la parcela de 10.000 metros cuadrados, aproximadamente, situada entre la vieja estación de trenes y la rotonda del Cuartel de la Guardia Civil.

La propia alcaldesa y el consejero de Fomento han mantenido recientemente encuentros con la actual presidenta de Adif, Isabel Pardo, en ese sentido.

La primera ha explicado que esa parcela es la zona que se considera más idónea en un estudio de movilidad que encargó hace tiempo el Ayuntamiento.

La regidora ha puntualizado nuevamente que, una vez que se construya la nueva estación, se mantendrá la actual como terminal para los vecinos del centro de la ciudad y también para los de algunos puntos de la provincia.

El hecho de que el Ayuntamiento de Segovia no disponga todavía del solar motiva que ni los responsables municipales ni el consejero se atrevan a hablar de plazos para la consecución de las nuevas instalaciones, más allá de un genérico “a medio plazo” de la alcaldesa, que reconoce que, en cualquier caso, “los plazos no son cortos”.

Ella misma admite que ya ha tratado este asunto con hasta tres presidentes distintos de Adif.

Hay que tener en cuenta, además, que para ceder esos terrenos el Administrador espera “un plan de compensación” en el que trabajarán las tres administraciones conjuntamente.

En el lado positivo, fuentes municipales indican que lo que sí está determinado ya por parte de Adif es que la parcela donde se prevé ubicar la estación está fuera de las necesidades actuales o futuras tanto de las funciones del organismo como de la propia operadora ferroviaria Renfe.

Una vez que se acuerde y defina la cesión del solar, será necesaria la aprobación de la correspondiente modificación urbanística, a través del Plan General de Ordenación Urbana de Segovia (PGOU).

Suárez-Quiñones no ve a partir de entonces inconvenientes importantes: “una vez que se conozcan los terrenos habrá que licitar el proyecto, desarrollarlo y, cuando se entregue, licitar las obras para ejecutar la estación”, sostiene.

Polo de actividad económica

Por otro lado, el consejero apunta a que se tratará “de un proyecto importante, una estación como tiene que ser y, una vez que se conozca la capacidad de los terrenos donde se va a ubicar, tenemos que concretar si tendrá algún uso más que el de dar servicio de entrada y salida de autobuses; a lo mejor puede contener servicios municipales o autonómicos o quizá puede ser un polo de atracción de actividad, de generar actividad económica privada”.

Zona de servicios de la actual Estación de Autobuses de Segovia. / Kamarero

La estación actual

La Estación de Autobuses de Segovia, ubicada junto al paseo de Ezequiel González, es una instalación de titularidad municipal, acondicionada por el Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León en 2016, con una aportación del Gobierno autonómico de 500.000 euros. Concentra más de 80.000 expediciones anuales (con cifras anteriores a la pandemia).

Desde el equipo de gobierno municipal defienden que esta infraestructura, que desde 2017 está catalogada como estación, antes era un apeadero o terminal de autobuses, “es insuficiente para responder a las necesidades de una Ciudad Patrimonio de la Humanidad y para atender al volumen de personas que, en condiciones normales, llegan y salen de Segovia como corresponde a una ciudad turística por excelencia”.

Asimismo, mantienen –la alcaldesa lo repitió ayer mismo- que el espacio limítrofe a la estación es insuficiente para albergar unas instalaciones como las que prevén tanto Ayuntamiento como Junta.

En este sentido, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente apuesta por impulsar la construcción de una estación que dote a la ciudad “de una infraestructura de transportes moderna, eficiente y sostenible que cumpla los estándares tecnológicos y de calidad requeridos por la ciudadanía”.

Más inversión

Precisamente, desde 2017 y hasta la actualidad, el Ayuntamiento de Segovia no ha dejado de invertir en la Estación de Autobuses de la ciudad y lo ha hecho también en la mejora de la sostenibilidad y eficiencia de las instalaciones, así como en la información a la ciudadanía y en accesibilidad.

La última inversión, aprobada en la Junta de Gobierno del 30 de julio, es la de obras de adecuación de varios locales con un presupuesto inicial de 185.623 euros, incluyendo la creación de una sala de descanso para los conductores y la habilitación de la nueva sede de la Concejalía de Transportes, Tráfico y Movilidad. Al procedimiento abierto para licitar estas obras se presentaron ofertas de diez empresas y ahora están en valoración por los servicios municipales.

Programa de Modernización

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente mantiene que el modelo regional para el desarrollo de la red de estaciones de autobuses en la Comunidad Autónoma tiene como objetivo incrementar la calidad, sostenibilidad y modernización de las instalaciones y convertirlas en elementos promotores del transporte público y en un polo más de generación de actividad económica.

En la pasada legislatura la Consejería empezó a desarrollar un ambicioso programa de modernización de estas infraestructuras que en la provincia de Segovia se traduce en la remodelación de la estación de la capital, con una aportación de 500.000 euros, en la de Nava de la Asunción (63.375 euros) y actualmente están pendientes de inicio las obras de remodelación de la estación de autobuses de El Espinar (266.000 euros).

Asimismo, este mismo departamento de la Junta de Castilla y León ha concedido recientemente una subvención de 59.550 euros para la reforma de la estación de Barbolla-El Olmo.

Este último proyecto consiste en la adaptación de las instalaciones a los estándares demandados por los viajeros, de manera que se mejorará tanto el exterior como el interior del edificio de titularidad municipal.

Las líneas generales de actuación del programa regional son la modernización del conjunto arquitectónico; la tecnificación y digitalización; la mejora de las condiciones de confortabilidad y calidad de servicio; eficiencia energética y la adaptación del edificio a personas con discapacidad. Junto a ello se incorpora una nueva señalética e imagen de marca común.

En Castilla y León hay un total de 69 estaciones de autobuses: 55 son de titularidad de la Junta, 11 son de los ayuntamientos y tres de titularidad privada.

La Junta ha invertido hasta el momento en este programa de modernización 8.671.599 euros. Como resultado de esas actuaciones 14 de las 69 estaciones están ya remodeladas y otras 10 están actualmente en obras o con los proyectos iniciados.