Un grupo de turistas visita el casco histórico de la capital antes del estado de alarma. / Nerea Llorente
Publicidad

La publicación este viernes de la Encuesta de Ocupación Hotelera que mensualmente elabora el Instituto Nacional de Estadística ha supuesto quizá una de las evidencias gráficas más rotundas de la marcha del sector hotelero desde el inicio del estado de alarma en todo el país; tablas desplomadas y registros congelados un una sola cifra: 0. Un panorama desolador para una industria que representa el 15% del Producto Interior Bruto de la capital segoviana y cuyos efectos finales están todavía lejos de poder ser cuantificados.

No obstante, el Ayuntamiento de Segovia y la Empresa Municipal de Turismo (EMT) consideran que, pese a la complicada situación, hay motivos para el optimismo y defienden que la ciudad cuenta con ventajas competitivas para ser un polo atractor de visitantes en la progresiva reactivación del sector. Más aún después de conocer que el avance de la desescalada permitirá que se celebre temporada turística estival, como ha anunciado este sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, invitando, además, a los españoles a pasar sus vacaciones en territorio nacional.

“Creo que haciendo un análisis de la situación, hay mucho margen para el optimismo. Ya sé que hablar de optimismo en estas circunstancias puede sonar utópico, pero hay que ser optimistas, porque Segovia está incardinada en un montón de redes de promoción turística y absolutamente todas están volviendo sus ojos al turismo nacional, porque el turismo internacional no tiene sentido en este momento. Eso, unido a nuestra centralidad geográfica y a nuestra reputación consolidada como destino turístico y cultural, y potencia en monumentos o gastronomía nos da mucho margen para la esperanza”, ha argumentado la concejala de Turismo, Claudia de Santos.

Con el objetivo de anticipar ese escenario y de posicionar a la ciudad como destino seguro, la Concejalía trabaja desde hace semanas en la redacción de un Plan de Reactivación Turística, cuyas medidas están siendo consensuadas con con los diferentes agentes implicados en el sector turístico.

Además de buscar el consenso con la empresa privada y las asociaciones profesionales vinculadas al sector, la Empresa Municipal de Turismo ha planteado la necesidad de fomentar el desarrollo de sinergias en un ambiente de ‘coopetencia’ y la puesta en común de las medidas de seguridad sanitarias para los espacios turísticos; algo “fundamental para recuperar la confianza de los viajeros”. Los agentes implicados en el desarrollo del Plan están trabajando, también, en la nueva política de gestión de aforos, en la necesaria renovación tecnológica o en la puesta en común las fechas de apertura.

“Estos días han sido una locura de reuniones y de gestión de la información, para analizar qué características va a tener la nueva realidad turística en cuanto a mercados, grupos y demás factores; así como qué sectores y segmentos del mercado turístico van a ser los primeros en desarrollarse. En función de eso estamos preparando productos específicos, fundamentalmente para turismo familiar”, ha explicado De Santos.

Para responder a la necesidad de percepción de la ciudad como destino seguro, la Concejalía está tomando “rigurosamente” las indicaciones del Instituto de Calidad en Destino, que ha trabajado por mandato de la Dirección General de Turismo y está definiendo cómo tienen que ir adaptando sus medidas de seguridad cada uno de los segmentos de la actividad turística (museos, restaurantes, bares, campings, etc.).

Además, la EMT ha comprometido con la Universidad de Valladolid la elaboración de un estudio de campo para conocer el impacto del coronavirus en el turismo local. La institución académica iniciará el estudio a la mayor brevedad posible y en él se incluirán medidas para lograr que la transición al nuevo modelo turístico sea lo más rápida y beneficiosa posible para la capital.