La alcaldesa, Clara Luquero, observa el nuevo autobús junto a los responsables de Avanza y Merdedes-Benz. / Kamarero
Publicidad

El Consistorio de Segovia y la empresa concesionaria del servicio de autobús urbano, Avanza, han presentado este martes el Plan de Innovación Tecnológica, un documento que marcará el futuro del servicio con un calendario de actuaciones que se llevarán a cabo a lo largo de la concesión, en la búsqueda de los vehículos más eficientes para la ciudad.

El mencionado Plan es una de las exigencias que el Ayuntamiento incluyó en la redacción del pliego de condiciones del servicio de urbanos. El contrato recogía la obligatoriedad de que la empresa concesionaria incorporase “los últimos avances tecnológicos que en los distintos aspectos relacionados con el servicio se vayan produciendo en el futuro”, especialmente en el ámbito de la reducción de emisiones y el bajo consumo.

De esta manera, durante los próximos dos años –hasta enero de 2021– el Ayuntamiento y Avanza realizarán hasta seis pruebas con diferentes vehículos de diferentes arquitecturas y fabricantes, que se integrarán y prestarán servicio con el resto de autobuses de la actual flota. Estas pruebas se realizarán una a una, en rotación, y en periodos dos meses.

El primero de estos nuevos vehículos –híbridos y eléctricos– será un Mercedes-Benz Citaro Euro VI, que comenzará a circular de inmediato por la ciudad dentro de las líneas 11, 12 o 4. Este modelo incorpora numerosas medidas para reducir las emisiones y el consumo, con un ahorro estimado del combustible de hasta un 8,5%. “Es algo que se va a testar en el servicio día a día para ver si realmente estos datos son válidos para una ciudad como Segovia y para que poco a poco veamos cuáles son las mejores opciones que tenemos para renovar flota de aquí a unos cinco años”, ha explicado Josu Cano, gerente de Avanza en Segovia.

El Plan, que culminará en 2021 con la llegada de un vehículo 100% eléctrico, también contempla la implementación de un novedoso sistema de cámaras en los autobuses para reducir el número de accidentes y atropellos, mediante señales que avisarán al conductor de la presencia de viandantes o bicicletas en el entorno del vehículo.