Un local de la plaza de Somorrostro resultó inundado el pasado agosto como consecuencia de la lluvia. / Kamarero
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia suma un total de 150 siniestros con daños o perjuicios a terceros en los últimos cuatro años, desde 2016, según figura en el pliego de prescripciones técnicas del procedimiento abierto para contratar la nueva póliza del seguro de responsabilidad civil patrimonial.

La estadística facilitada por los servicios municipales indica que el número de siniestros ha descendido cada uno de estos años y especialmente en 2019, cuando únicamente se contabilizaron ocho: dos por caída, uno por daños a un vehículo, otro por daños por agua, otro por daños por el frenazo brusco de un autobús urbano y dos por otro tipo de daños no especificados. Hay que tener en cuenta que el periodo recogido es el comprendido entre el 1 de marzo y el 6 de septiembre del año pasado.

Entre el 1 de marzo de 2016 y el 28 de febrero de 2017 se registraron 57 siniestros y destacan 17 por daños por agua, 16 por daños a vehículos y once por caídas, a los que habría que sumar otro por caída causada por la nieve.

Al año siguiente la cifra descendió ligeramente, hasta los 55 siniestros y casi la mitad, 21 fueron daños por caídas, dos de ellas por nieve. Los daños por agua fueron 12, al igual que los daños en vehículos.

En 2018 (de marzo a febrero de 2019) se contabilizaron 30 siniestros y los daños por agua se llevaron la palma con 14 expedientes, seguidos de los 9 por daños por caídas y cinco por daños a vehículos.

El seguro de responsabilidad civil general patrimonial, patronal y profesional tiene por finalidad garantizar las consecuencias económicas derivadas de estos siniestros durante la vigencia del contrato siempre que resulte responsable el Ayuntamiento de Segovia de forma directa o solidariamente, así como sus autoridades y personal a su servicio, incluyendo las concesiones de servicios.

La franquicia actualmente contratada es de 650 euros por daños por agua y 350 euros por el resto de daños

Entre los daños incluidos en esta póliza de seguros se encuentran los corporales (lesiones, enfermedad, muerte y secuelas), los materiales (deterioro, destrucción, alteración, pérdida y desaparición de una cosa, así como la lesión física ocasionada a los animales), los perjuicios que se deriven de un daño previo material y/o corporal y los que se producen como consecuencia del funcionamiento normal o anormal de un servicio público.

En la veintena de situaciones susceptibles de ser asegurables que contiene el pliego están  incluidas, por ejemplo, la responsabilidad civil subsidiaria por delitos y faltas de miembros de la corporación, declarados en sentencia firme, y las derivadas del deber ‘in vigilando’ de los bienes de otras entidades públicas que estén en posesión y/o custodia del Ayuntamiento.

Los 150 siniestros contabilizados en los últimos cuatro años se distribuyen en una docena de tipologías. Además de los más frecuentes como son los daños por agua, en vehículos o por caídas, hay daños a inmuebles, los producidos por la caída de la rama de un árbol, por avería eléctrica, por obras, por perjuicios y lucro cesante, por vandalismo y por quemaduras.

El Ayuntamiento abrió el pasado día 2 de enero el procedimiento para contratar este seguro, con un presupuesto de licitación que asciende a 369.155 euros para los dos años de vigencia del contrato, más otros dos de prórroga.

La información facilitada por el Ayuntamiento a las potenciales licitadoras indica que entre 2016 y 2019 se han efectuado pagos que suman 38.186 euros por los siniestros registrados y la carga siniestral asciende a 183.646 euros.