calle jardin botanico averria agua 18
Un equipo de fontaneros reparó ayer por la mañana la avería de la calle de Alfareros. / E. A.

“Entiendo perfectamente que los vecinos estén hartos y precisamente por eso he decidido que, aunque nos complique, se haga ya con medios propios la intervención integral que teníamos prevista porque esto no les puede volver a pasar”. Así informaba este miércoles, 12 de enero, el concejal de Obras, Miguel Merino, la renovación de la tubería de la red de abastecimiento de agua que ha sufrido tres averías en menos de un año, la última el martes, afectando sobre todo a las instalaciones de la Guardería Gorgorito, con entrada por la calle del Jardín Botánico, que tuvo que cerrar una de sus aulas por la presencia de humedades.

Durante la mañana se reparó la avería que se había manifestado la noche anterior para restablecer el abastecimiento a los vecinos afectados, un número que el edil no pudo determinar aunque indicó que son diez las acometidas de edificios a esta tubería de la red pública.

Merino explicó que un afectado le llamó por teléfono la noche del martes para avisarle de la avería “y no pude acompañarles por temas personales, que todos estamos viviendo estos días, pero desde luego comprendí perfectamente que una y otra vez están sufriendo molestias y puse a todo el servicio técnico de la Concejalía a trabajar porque no pueden volver a sufrir esto”.

El edil socialista comentó que la renovación de la tubería se encontraba entre las prioridades del gobierno municipal para este año pero recordó que todavía no se ha aprobado el presupuesto municipal “y no debíamos someter a los vecinos a una nueva inquietud”.

Aseguró, además, que cuando se produjo la avería en junio, y el agua llegó a inundar la Guardería Gorgorito obligando a cerrar el establecimiento varios días, así como al garaje de uno de los edificios, donde se produjeron filtraciones, “desde la Concejalía tratamos de tramitar como una obra de emergencia una intervención más integral para renovar toda la tubería y también acometidas privadas, porque son de plomo y generan algún problema, además de asegurar un muro que había sufrido daños por la acumulación de agua. Lamentablemente, entonces la Intervención Municipal consideró que urgente eran las reparaciones del muro y la puntual de la avería pero no la renovación de la red de abastecimiento en este punto”.

La renovación sí comenzó ayer por fin, con la excavación de una zanja en la calle de Alfareros hasta la confluencia con la calle de Perucho, así como en los primeros diez metros de esta otra vía, para su entronque con una parte de la red ya renovada con anterioridad. La previsión es que las obras se prolonguen entre dos y tres semanas.

Merino explicó que se ha decidido acometer la obra con medios propios aunque se alargue más días —una empresa externa podría ejecutarla en dos o tres días— para dar una solución inmediata pero teniendo en cuenta que el equipo de fontaneros tiene que atender también otras averías ordinarias en la red municipal.

En cuanto a los daños, el concejal explicó que el fontanero de guardia el martes por la noche le transmitió que se habían producido “pequeñas filtraciones” en el edificio donde se encuentra la guardería “pero en principio mínimas, nada que ver con las de junio; no obstante, aunque sean menores, entiendo a los vecinos”. Las reparaciones de daños se llevarán a cabo con cargo al seguro del consistorio segoviano.

Algunos vecinos han lamentado que en su visita a la zona el concejal del gobierno municipal no haya preguntado directamente a los afectados. El portavoz del PP, Pablo Pérez, alertado por vecinos a través del delegado de la Junta, José Mazarías, sí se personó en la calle la misma noche de la avería y posteriormente divulgó un vídeo en redes sociales criticando la actuación de junio “que, como vemos, no sirvió para nada, la típica intervención ‘Chapuzas PSOE’”, afirma en la grabación.