El Ayuntamiento recibe más de 200 solicitudes para las ayudas de la ITE

El plazo de resolución de estas subvenciones, que oscilan entre los 550 y los 3.500 euros atendiendo a criterios de antigüedad del inmueble y el número de viviendas, es de dos meses

El Ayuntamiento de Segovia ha recibido 200 solicitudes de propietarios de inmuebles y viviendas interesados en el programa de ayudas municipales destinadas a la ejecución de la Inspección Técnica de Edificios (ITE) y el certificado de eficiencia energética, documentos obligatorios para los inmuebles de más de 40 años de antigüedad.

Ahora, una vez finalizado el periodo establecido para la presentación de las solicitudes, el Ayuntamiento tiene un mes para resolver las ayudas atendiendo a criterios como la antigüedad del inmueble y el número de viviendas de las que conste. Así, se concederá 1 punto por cada 5 años de antigüedad del edificio, igual o superior a 40 años, con un máximo de 11 puntos; y en función del número de viviendas también se repartirá la puntuación entre las unifamiliares y las de a partir de 20 viviendas.

Cada punto otorgado por la antigüedad corresponderá a 50 euros y por cada punto por número de viviendas la cifra se elevará a 150 euros. Las cuantías máximas rondarán entre los 550 euros por vivienda unifamiliar y 3.500 euros al edificio de más de 20 viviendas.

Después, los beneficiarios tendrán un mes para presentar la documentación de la ITE y el certificado de eficiencia energética que deberán ir acompañados de la factura del pago al técnico correspondiente.

Los certificados los deben realizar técnicos competentes y los beneficiarios de las ayudas serán los propietarios de los edificios, y en el caso de los inmuebles sometidos a régimen de propiedad horizontal, las comunidades de propietarios (siempre que no hayan realizado una primera ITE y que sea residencia habitual).

Esta subvención municipal es compatible con todas las ayudas similares que se conceden para la mejora de las viviendas, tanto en el ámbito autonómico como estatal.

La convocatoria, dotada con 200.000 euros dentro del programa municipal de ayuda a la vivienda, pretende por un lado que los propietarios realicen la evaluación del estado de conservación del edificio atendiendo a criterios de seguridad, salubridad, ornato público, accesibilidad y habitabilidad. Y por otro, que soliciten el certificado de eficiencia energética. Los dos documentos son obligatorios para los edificios de más de 40 años de antigüedad. Con ellos se da cumplimiento a la legislación vigente en materia urbanística y al reciente Real Decreto 390/2021 de 1 de junio por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.