El comercio del centro de la ciudad está muy afectado por la reducción drástica del turismo. / Kamarero
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia quiere inyectar al menos 900.000 euros de liquidez al comercio de proximidad de la ciudad a través de un programa de bonos comercio para el que destinará 450.000 euros. La iniciativa estará en marcha el 24 de agosto extendiéndose durante un mes; es decir hasta el 24 de septiembre, y cada segoviano mayor de 16 años empadronado en la ciudad podrá disponer de un bono por valor de 10 euros para utilizarlo como descuento en los establecimientos que se sumen a la campaña siempre que el valor de la compra o el servicio prestado sea igual o superior a 20 euros.

La alcaldesa, Clara Luquero, junto al concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Jesús García Zamora, han explicado que se trata de una iniciativa de la recién creada Oficina municipal del Buen Comercio con el lema ‘Son compras… y mucho más’ que el segundo dio a conocer el miércoles al anunciar una campaña de promoción.

En ambos casos se trata de dinamizar la actividad de los establecimientos comerciales y de servicios personales, como peluquerías, de fisioterapia, ópticas, etc. que han estado cerrados durante el confinamiento tras decretarse el estado de alarma por la crisis sanitaria.

Luquero ha reiterado que el sector del comercio tradicional y de proximidad ya estaba pasando por un mal momento antes de la Covid-19, por los cambios de hábitos en las compras, y ahora necesita todavía más el apoyo de la administración más cercana y de los segovianos.

La Junta de Gobierno Local del Consistorio segoviano aprobó ayer las bases que regulan esta convocatoria de bonos comercio, para hacer efectivo el mandato del pleno del mes de abril de destinar ayudas directas al sector del comercio por importe de 500.000 euros.

La iniciativa se justifica en que el concepto de ciudad está ligado al comercio de proximidad y que las tiendas de barrio, junto a la actividad turística, llenan de vida y hacen que las calles sean más transitadas, contribuyendo así a revitalizar los barrios, a fijar población y a dinamizar la vida social de los mismos, al funcionar como lugares de encuentro. “Los beneficios sociales van más allá de los puramente económicos, vitaliza los entornos urbanos, incrementando la cohesión social, contribuyendo a la generación de empleo y al desarrollo local de nuestra ciudad”, sostienen los responsables municipales.

Abundan en la necesidad de hacer frente a la reducción de la actividad como consecuencia de la crisis del coronavirus y recalcan que este programa de bonos comercio implica la concesión de subvenciones directas “por razón de interés público, social y económico”.

El edil de Desarrollo Económico ha comentado los establecimientos que se adhieran al programa (pertenecientes a 36 actividades) tienen que realizar su actividad en el término municipal y no ser filial de grandes firmas, franquicias o empresas de implantación nacional o internacional con más de 10 trabajadores, salvo las franquicias cuya matriz esté radicada en Segovia.

Además, tendrán que acreditar que la actividad que desarrollan ha sufrido una reducción de la facturación durante los meses del estado de alarma (marzo, abril y mayo) de al menos el 60% respecto al mismo periodo del año anterior.

Una vez que la convocatoria y las bases se publiquen en el Boletín Oficial de la Provincia (el edil socialista estima que será a mediados de la próxima semana), los empresarios y autónomos interesados podrán solicitar su adhesión desde el día siguiente y hasta el 16 de agosto a través del Registro Electrónico del Ayuntamiento, por lo que deben disponer de un certificado digital reconocido por la sede electrónica municipal.

En cuanto a los compradores, los segovianos mayores de 16 años empadronados en el municipio podrán descargar el bono descuento por valor de 10 euros en una nueva web www.soncomprasymuchomas.es –todavía no operativa–. Esta plataforma online contendrá un listado con los establecimientos adheridos que tendrán un límite máximo de 100 bonos (1.000 euros) cada uno.

García Zamora ha añadido que para aquellas personas que tienen dificultades o no se manejan bien con internet podrán hacerse con ellos de manera presencial en las oficinas municipales, previa cita.

Jesús Garcia Zamora y la alcaldesa, Clara Luquero. / Kamarero

MEDIDA “SIN PARANGÓN”

El también portavoz socialista ha destacado el “enorme esfuerzo administrativo” que ha supuesto la puesta en marcha de esta iniciativa, teniendo en cuenta que es una convocatoria sin precedentes en el Ayuntamiento tanto por la forma como por la cuantía, “sin parangón en otros ayuntamientos de ciudades de nuestro tamaño”, asegura.

En este sentido, la Agrupación de Comerciantes Segovianos (ACS) solicitó ya a principios de abril medidas similares a las adoptadas por ayuntamientos como el de la capital soriana, que ha destinado 200.000 euros a bonos comercio.

En las últimas semanas se han sucedido iniciativas similares en provincias como Zamora (120.000 euros en bonos para desempleados) Valladolid (de la Diputación y Fecosva, por importe de 200.000 euros), en varios municipios de La Rioja, de Córdoba, etc.

CRÍTICAS DE CIUDADANOS

Desde la oposición, la portavoz de Ciudadanos, Noemí Otero, afirma que estos bonos del Ayuntamiento de Segovia han sido recibidos “como una broma de mal gusto” por comerciantes y añade que los 500.000 euros de gasto aprobados en abril se han convertido “una vez más, en mucho ruido y pocas nueces”.

Cs critica las bases, por “farragosas” y “difíciles de asumir por comerciantes y ciudadanos”, lo que interpreta como una medida para desincentivar la utilización de los bonos comercio. Además, indica que todavía no está operativa la web, que se discrimina a los menores de 16 años, al dejarles al margen, y considera corto el periodo de un mes, teniendo en cuenta, además, que incluye parte de agosto.

Por el contrario, desde Podemos celebran una medida que ya solicitaron en abril y en la que han colaborado directamente con la Concejalía de Empleo.

“inapropiada, estéril y personalista”

Las dos organizaciones empresariales que integran a empresas de los sectores del comercio y de la hostelería en la provincia, la Agrupación de Comerciantes Segovianos (ACS) y la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS) han calificado de “inapropiada, estéril y personalista” la campaña de promoción presentada el martes por el concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Jesús García Zamora, con el lema ‘Son compras y mucho más’ para fomentar el comercio de la ciudad.

A juicio de sus directivos, este tipo de campañas son más políticas que eficaces y lo que se necesitan los empresarios de ambos sectores de la ciudad son “actuaciones urgentes que generen ingresos directos en la tesorería de los comercios y la hostelería y que eviten un incremento de los costes, como ya han emprendido ayuntamientos de otras ciudades de nuestro entorno”.

Añaden que esta campaña se suma a las realizadas en lo que va de mandato por el Ayuntamiento “que tan pocos resultados tangibles están teniendo en el sector”.

Otro aspecto que señalan de la campaña de promoción que se desarrollará a través de medios de comunicación, con mupis en diferentes puntos de la ciudad y en redes sociales, es que “sería más que conveniente que para próximas campañas no se identifique tan claramente a los establecimientos participantes para evitar la promoción individual de los mismos con dinero público, ya que resulta un agravio comparativo con aquellos a los que no se ha elegido para aparecer en los vídeos o imágenes de la iniciativa”.

ACTIVIDADES DONDE SE PODRÁ UTILIZAR EL BONO

  • Comercio al por menor textil. Establecimientos de venta de productos textiles para el hogar, de prendas de vestir y tocado, de lencería y corsetería, mercería, prendas especiales y confecciones de peletería.
  • Zapaterías. Incluye la venta al por menor de complementos de piel.
  • Droguería y perfumería. Venta de productos de droguería al por menor, así como los de perfumería y comercio.
  • Herbolarios. Así como tiendas de venta de plantas y hierbas.
  • Comercio al por menor de muebles. Incluye los de oficina y máquinas de oficina.
  • Comercio al por menor de aparatos de uso doméstico.
  • Ferretería. Comercio al por menor de ferretería, menaje y adornos.
  • Comercio al por menor de materiales de construcción. Así como los de puertas, ventanas y persianas y artículos de bricolaje y otros del hogar.
  • Comercio al por menor de maquinaria.
  • Comercio al por menor de bienes usados. Tiendas de segunda mano.
  • Instrumentos de música. Incluye la venta en establecimientos de accesorios para músicos.
  • Sellos, monedas, medallas... y otros artículos de coleccionismo.
  • Comercio al por menor de aparatos médicos y ortopédicos.
  • Venta de libros, periódicos y revistas.
  • Joyerías. Incluye relojerías y venta al por menor de bisutería.
  • Jugueterías. Incluye artículos de deporte y armas.
  • Floristerías. También venta al por menor de semillas, abonos y plantas.
  • Servicios personales de salud. Fisioterapeutas, ayudantes técnicos sanitarios, ópticos-optometristas, podólogos, masajistas, dietistas y auxiliares de enfermería.
  • Tintorería. Así como servicios de limpieza en seco, lavado y planchado.
  • Limpieza y teñido de calzado.
  • Zurzido y reparación de ropas.
  • Peluquerías. Servicios de corte, peinado, etc. para hombre y mujer. También están incluidos los salones e institutos de belleza.