Torreón de Lozoya
La entrada al museo incluirá la visita a la torre que da nombre al edificio. / N. LL.
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia ha otorgado licencia de obras para la reforma parcial y de adecuación del Torreón de Lozoya como museo. Asimismo, ha concedido a la Fundación Caja Segovia la excepcionalidad de la exigencia de cumplimiento de condiciones de accesibilidad.

Esta excepción está recogida en el Código Técnico de la Edificación, aplicable también a las obras de ampliación, modificación, reforma o rehabilitación en edificios existentes, siempre y cuando sean compatibles con la naturaleza de la intervención y, en su caso, con el grado de protección que puedan tener. Por eso añade que la posible incompatibilidad de aplicación deberá justificarse en el proyecto y, en su caso, compensarse con medidas alternativas que sean técnica y económicamente viables.

La autorización municipal advierte por su parte que debe colocarse una boca de incendio equipada (BIE) adicional en la planta baja, para proteger la entrada principal del edificio y recuerda que la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural no autorizó en su acuerdo del pasado 21 de junio un ascensor para acceder a la planta sótano porque afectaría a los valores patrimoniales en un inmueble declarado Bien de Interés Cultural, al alterar estructuras originales.

Esta obra está sujeta al Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) del Ayuntamiento de Segovia y el acuerdo de concesión de la licencia recoge a estos efectos que el presupuesto de ejecución material de la reforma asciende a 131.160 euros.

Proceso bloqueado

El pasado mes de mayo, la Junta de Castilla y León concedió la consideración de museo al Torreón de Lozoya y el director de la Fundación Caja Segovia, Rafael Ruiz, comentaba a El Adelantado que el objetivo prioritario era abrirlo al público antes de que terminara este año.
Sin embargo, ya indicaba entonces que el proceso estaba bloqueado a la espera de que el Ayuntamiento concediera la licencia de obras.

Añadió que entre las obras de adecuación previstas se encontraban las necesarias para instalar un ascensor, la climatización de las nuevas salas del museo, acondicionamiento del área administrativa y actualización de los sistemas de extinción de incendios.

El nuevo museo albergará 1.200 piezas de variadas manifestaciones artísticas, decorativas y de documentación — pinturas, esculturas, obras de cristal e incluso una colección numismática compuesta por 450 monedas—.

Sus salas recogerán la historia de Caja Segovia y su Obra Social y, por otro, las principales manifestaciones de arte contemporáneo de Segovia.

Además, la apertura del centro museístico en este edificio singular dará la oportunidad de visitar la torre de la que recibe el nombre.

Mantendrá las actuales salas de exposiciones temporales.