Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia ha querido responder a las críticas realizadas por el Colegio de Arquitectos sobre la constitución de la Comisión Técnica de Seguimiento y Aplicación (CTSA) del Plan Especial de Áreas Históricas, donde no se ha incluido a ningún representante colegial, lo que ha motivado la presentación de un recurso administrativo contra la resolución de Alcaldía de denegar su participación en el citado órgano técnico.
En una nota de prensa, el Ayuntamiento señala que en la CTSA del citado plan no interviene ningún cargo político, y está integrado por expertos y especialistas integrados en la Administración local y en la Junta de Castilla y León por lo que “no cabe el cuestionamiento de su capacidad técnica”.
El Ayuntamiento precisa que el CTSA es un órgano colegiado de naturaleza técnica y de carácter especializado, integrado en la Administración Municipal, aunque sin participar en la estructura jerárquica de ésta. “Se trata de una comisión de naturaleza técnica y carácter especializado cuyo objetivo es el asesoramiento a los órganos de gobierno del Ayuntamiento de Segovia mediante la emisión de informes y propuestas para la aprobación de las memorias de idoneidad técnica (MIT), sobre las obras que se planteen ejecutar en las calles de las áreas históricas y a las actuaciones dirigidas a la modificación del propio Plan Especial. Todo ello, con la finalidad de garantizar la conservación y salvaguarda del patrimonio histórico de las Áreas Históricas de la ciudad de Segovia”, asegura el Ayuntamiento.
Este es el primer trámite administrativo para la obtención de una licencia urbanística o ambiental dentro del ámbito del PEAHIS, pues sin la aprobación de esta memoria no se puede continuar con la tramitación del proyecto. El objetivo de esta MIT es analizar en profundidad las características del inmueble para garantizar la protección de sus valores históricos, artísticos, arqueológicos y ambientales. Con todo ello, además, el promotor conoce desde el inicio los condicionantes que debe tener en cuenta a la hora de elaborar el proyecto de obras.
Hasta la fecha de hoy (por ayer) se han presentado 19 MIT de las cuales 4 han sido aprobadas, 4 denegadas, 7 se han remitido para subsanar deficiencias y 4 están pendiente de informe. En total se han celebrado cinco sesiones, la primera el 14 de mayo de 2020.
Asimismo, indica que este órgano aparece ya reflejado en el PEAHIS y está compuesto por miembros de diferente formación: arquitectos, arquitectos técnicos, técnicos de administración general, un arqueólogo y un especialista en materia de biodiversidad. Todos ellos trabajadores en la administración pública, tanto del Ayuntamiento de Segovia (Concejalías de Urbanismo y Patrimonio Histórico) como a los Servicios Territoriales de Cultura y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.
Por ello, en su opinión no cabe el cuestionamiento de la capacidad técnica de los miembros de la CTSA ya que son los que, en todo caso, informan cualquier licencia urbanística bien sea desde el Ayuntamiento o desde la Junta de Castilla y León cuando se refiere, en este último caso, a inmuebles declarados BIC o de su entorno de protección. Cabe destacar que varios de ellos ya han venido formando parte de la ponencia técnica y comisión de Patrimonio de Segovia de la Junta de Castilla y León”.
Pese a ello, indica que “en ningún caso, se descarta la participación puntual de especialistas para tratar aquellos temas en los que la CTSA necesite asesoramiento.

REUNIONES

Por otra parte, el Ayuntamiento, señala que en las reuniones mantenidas con el Colegio de Arquitectos, “estos ya propusieron su asistencia a la Comisión y para ello se les indicó que presentara la correspondiente solicitud. Esta fue tratada en la primera sesión de este órgano técnico y fue desestimada por entender que es una comisión interadministrativa, lo que descarta la participación de otros colectivos ajenos a la administración, que ya cuenta con los técnicos especialistas requeridos para cumplir los objetivos de esta Comisión y que no cabe incluir al Colegio dejando de lado a otros especialistas que también intervienen en la elaboración de las MIT (arqueólogos, historiadores, historiadores del arte o técnicos especialistas en biodiversidad)”.
“En ningún caso ha habido un condicionamiento político en la toma de esta y otras decisiones de la Comisión dado que no asiste ningún cargo político a la misma, ni si quiera la concejala delegada del área”, sostiene el Ayuntamiento”